viernes, 19 de septiembre de 2014

Shameless US, la cuarta temporada

Terminé de ver la más reciente temporada de Shameless US (luego, por supuesto, de haber visto las tres primeras) y casi me atrevo a decir que esta ha sido la mejor (y si las otras fueron extraordinarias, ya se imaginarán cómo estuvo ésta). Realmente fueron trece capítulos de una intensidad y una humanidad fuera de serie, antológicos. Nunca como ahora me sentí tan identificado con los personajes, nunca como ahora comprendí a cada uno de ellos, tan bien detallados todos. La historia este cuarta temporada fue prodigiosa, los guiones magníficos, las actuaciones sobresalientes. Sigue siendo mi serie favorita de todos los tiempos, después de Seinfeld y es una lástima que tan poca gente la conozca. No digo que Breaking Bad o True Detective o House of Cards o Mad Men o Homeland no sean verdaderas obras de arte de la televisión. Pero Shameless tiene algo que la hace muy especial, algo que la hace absolutamente entrañable. Guarra, sardónica, cínica, tierna, conmovedora, desvergonzada, no me canso de recomendarla. Lástima que nadie me hace caso. Estoy persuadido de que si toda la gente la viera, este sería un mundo un poco mejor.
  Búsquenla, véanla.

2 comentarios:

Waldo Pedroza dijo...

¿De casualidad estara en netflix? se oye interesante!

Waldo Pedroza dijo...

¿De casualidad estara en netflix?se oye interesante