sábado, 21 de noviembre de 2009

El PAN y la mano de Dieu


Ahora resulta que todos somos puros e inmaculados. De México a Francia y de Sonora a Yucatán, el 99.99 por ciento de los ciudadanos del mundo (o al menos aquellos a quienes nos interesa el juego del hombre) nos desgarramos las vestiduras cuales damiselas panistas en peligro de perder la virginidad y ponemos el grito en el cielo por esa jugada de habilísima picardía canchera que realizó el gran jugador Thierry Henry para dar el pase al Mundial de Sudáfrica a su equipo nacional, la selección de Francia.
Digo, uno está de acuerdo con aquello del fair play y demás rollos futboleros de buena conducta, pero eso de satanizar a un crack como el delantero del Barcelona por hacer lo que tantos han hecho antes (desde Diego Armando Maradona con su famosa mano de Dios hasta Lionel Messi no hace mucho con el propio Barça) suena más a vulgar hipocresía y a eso que los doctos llaman doble moral. Lo que hizo Henry, en un acto de desesperación, al ver que su equipo, el de los entrañables bleus, estaba a punto de ser eliminado por la tosuda selección de Irlanda, fue puro instinto pambolero y cualquiera que alguna vez haya jugado al fut, aunque sea coladeritas en la calle, lo puede entender.
Pero ahí están comentaristas, articulistas y hasta políticos de todas partes, en unánime condena pública contra el “tramposo” que, ¡ay!, se atrevió a acomodarse el balón con la mano antes de dar el centro letal que su compañero William Gallas convirtió en el gol que dio a la France su pase al campeonato del mundo.
Están peor que quienes condenan a los de Acción Nacional (nuestros bleus) por iniciar una campaña de afiliación para tratar de engrosar a su raquítica nómina de militantes. Ya algunos pejistas hasta los quisieron correr del Zócalo, nomás por su pinta de juniors que portan tenis Louis Vuitton como los que usa Andresito.
Pura doble moral, pues, que no entiende que ante la mano de Dieu, los bleus, aunque sean del PAN, también tienen derecho a salir a las calles.
Vive la France!

5 comentarios:

iL Hell Dogma dijo...

en mi caso yo los condeno porque de por si odio a los franceses, la gran mayoria de gente francesa que conozco me ha caido muy mal.

por eso me castra que hayan pasado al mundial, son bien tranzas y compraron su campeonato cuando fueron sede.

Giovanni dijo...

Por más botanón que lo quiera poner Don Hugo, neta no la chingue, el fucho se juega con las patas (no me refiero a las parejas de los patos que quede claro). ¿O me va a decir que el fin justifica los medios? Espero y no. Saludos.

Cuauhtémoc X dijo...

Por cierto, my dear huguiño ya se afilió. Si no, qué espera, digo hay que ser consecuentes con su discurso político ¿o no?.

Además, así yo podría presumir de tolerante, porque soy seguidor de un buen escribidor del rock que se nota quiere pintar de blue.

Por otro lado, estoy casi cierto de que también buena parte de panuchos con su discursillo en pro de la legalidad criticaron a la mágica mano de Henry, que para mí fue una cosa normal de un juego tan poco riguroso con la calificación de sus normas, porque sólo depende de la subjetividad de tres jueces.

Y no se me vaya encabronar, por calificarlo de propanista, es parte de la exposición que tiene usté como figura pública,total aquí podría decir que hasta izquierdosos trasnochados y resentidos, como su servilleta, siguen su tabajo com escribidor.

Cuauhtémoc X dijo...

Chale Don Hugo.
"Esa mano de Thierry Henry manchará por siempre al equipo de Raymond Domenech y hará que su participación en la Copa del Mundo sea cuando menos ilegítima (...) En fin, una pena lo que sucedió en Saint-Denis este día. Una clasificación espuria"(García Michel, Hugo.La mano de Dieu, en Futbol Bizantino Blogspot. Miércoles 18 de noviembre de 2009).
A que la pinche doble moral de estos PANboleros.
Gracioso el asuntillo, ¿o no?

Su Satánica Majestad dijo...

Ouch... se siente medio raro y feíto que alguien que se preocupa tanto por escribir correctamente en su lengua materna tenga deslices ortográficos; aunque, bueno, nobody's perfect, right?

Es "tozuda", no "tosuda", brou...