viernes, 31 de octubre de 2008

Viernes extraño


Extraño, porque desde mediados de abril no pasaba una noche de viernes en casa, sino en el trabajo de asesoría editorial que lamentablemente terminó esta semana. Ahora habrá que remontar y luchar contra la corriente de nueva cuenta. Va a estar difícil, pero algo encontraré.

jueves, 30 de octubre de 2008

Bajo presupuesto


Añoro escribir de música. Desde que por razones económicas desapareció La Mosca en la Pared, revista que para bien o para mal dirigí a lo largo de catorce años, no he vuelto a meterme en la crítica, la crónica, el ensayo, la entrevista, el artículo cuyo tema principal sea la música. Por ahí tengo algunas posibilidades de hacerlo en otros medios impresos, pero mientras me resuelven y me dan un espacio (llevo demasiado tiempo, casi ocho meses, en lista de espera), recurro a inaugurar un nuevo blog que dedicaré en exclusiva a temas musicales. No hablaré sólo de rock, sino de todas las manifestaciones músicales que me gusten, me interesen o incluso me parezcan terribles. Tampoco me centraré en la pura reseña discográfica, sino que trataré de abarcar varios géneros periodísticos e incluso literarios. No sé qué resulte, mas espero divertirme y diversificarme. El título del blog, Bajo presupuesto, se lo di porque así se llamaba la columna que escribí durante seis años (1991-1997) en el diario El Financiero y aunque no era sólo de música sino que incluía otras temáticas, es un nombre que me gusta porque es el de uno de mis álbumes favoritos de todos los tiempos: el Low Budget de The Kinks, la banda más entrañable de mi vida. Dicho lo anterior, no queda más que invitarlos a partir de hoy a que lean ese nuevo blog cuya dirección es la siguiente: http://bajopresupuestomusical.blogspot.com/

miércoles, 29 de octubre de 2008

A whole lotta love


Tras una mañana difícil, con malas noticias para mí desde el lado laboral; tras una tarde tensa y de mil reflexiones y elucubraciones acerca del futuro inmediato, la noche se iluminó con la aparición de mi angelita de la guarda, cuya sola presencia consiguió que lo malo se ocultara debajo de la alfombra y en el seno de mi hogar únicamente existieran música, bellas imágenes, ternura, risas, sonrisas, paz interior y amor, mucho amor.

martes, 28 de octubre de 2008

Tras la pista del asesino


Entre los varios comentarios anónimos que me han llegado durante los días más recientes, destaca uno firmado por alguien que se hace llamar Anna, quien después de lanzárseme a la yugular, escandalizada porque ando con una mujer muy joven, me dice que por estar de enamorado he descuidado el proyecto de sacar una nueva revista. Apunta la supuesta Anna, al final de su larga distriba: "en vez de enrollarte en relaciones pubertas, debiste buscar la manera de ofrecernos una nueva propuesta editorial¨. Si entiendo bien, lo que esta lectora quiere decir es que no debo tener vida propia y sí dedicar la totalidad de mis esfuerzos a dar a luz un nuevo proyecto revisteril. Por supuesto que no estoy de acuerdo en renunciar a mi existencia privada, menos aún cuando estoy viviendo un momento muy feliz al lado de una persona divina, con quien el amor es recíproco (algo que no me sucedía desde lustros atrás). Eso no significa, sin embargo, que no me encuentre trabajando en la reaparición de un medio que continúe lo que hice en La Mosca en la Pared. Sólo que hacerlo implica una fuerte inversión de dinero y un enorme esfuerzo en el que varios amigos estamos empeñados. Algo de esa magnitud no nace de la noche a la mañana o mediante un acto de magia. Aún es cosa de meses, pero las cosas caminan y caminan bien. Por eso cuando Annita me dice que "leer que tu tiempo está invertido una vez más en una chavita no me parece patético, me parece triste", la verdad es que no la entiendo. ¿Le parece triste que yo me sienta dichoso? Lo que sí me encantó -y juro que lo digo sin ironías- es el final de su mensaje, mismo que reproduzco completo pues no tiene desperdicio: "La Mosca murió y con ella parte de mí, pero no me queda duda de que tú eres el asesino¨. ¿No es maravilloso? Poesía pura.

lunes, 27 de octubre de 2008

Diría Monterroso


... y cuando despertó, este blog ya tenía setenta mil visitas.

Gracias a todos -amigos y detractores- por leerme. Un abrazo.

domingo, 26 de octubre de 2008

Esta tan disfrutable decadencia


En general, trato de no responder a los mensajes –positivos o negativos- que llegan a este blog de algunos tan leído. Prefiero dejar las opiniones intactas (aunque a aquellas que son de plano insultantes y que además se amparan en el anonimato, sencillamente no las publico). Sin embargo, no deja de llamarme la atención algo que escribió una lectora anónima, quien dice que le encanta leer lo que escribo aquí porque se complace al ver “la decadencia de este sujeto” (o sea, yo). No voy a negar la posibilidad de que me encuentre en decadencia, pero a decir verdad, me está resultando una decadencia muy disfrutable. Digo, a mis cincuenta y tres decadentes años estoy iniciando un amor con una mujer maravillosa en todos los aspectos (incluida su muy joven edad). También gozo de buena salud, tengo dos hijos espléndidos que son mis mejores amigos y con quienes llevo una relación inmejorable, cuento con grandes amigos y amigas a los que frecuento y que me quieren bien, sigo en plena capacidad creativa (escribo, compongo música, encuentro ideas para desarrollar), estoy lleno de proyectos musicales, literarios, periodísticos y editoriales, en fin, me la paso más que bien. Si esa es la decadencia, pues bienvenida sea y ojalá mis estimados detractores (que la verdad no sé por qué me tienen tanta tirria) sean capaces de arribar a mi edad y disfrutarla como yo la disfruto. Se los deseo sinceramente.

PD: Algo más, ya que ando en estos temas. Otro lector dice que La Mosca llegó a tener sus méritos no gracias a mi dirección y mi trabajo, sino a pesar de éstos. Ojalá pudiera explicarme cómo se dirige mal una revista para que ésta sin embargo brinde buenos resultados. Me intriga saberlo.

sábado, 25 de octubre de 2008

Andrés Manuel y el Capello Carrillo*


No puedo evitar compararlos. Hay algo en ellos que los hermana, que los emparenta. Cuando hablan, su lenguaje resulta igualmente extraño, esotérico, surreal, delirante. No importa que uno sea líder social y el otro director técnico de futbol… o al menos con esas banderas navegan ambos por este México mágico, cómico y musical.
Son Andrés Manuel López Obrador y Mario Carrillo, dos personajes extravagantes, beckettianamente absurdos, que han creado su propia realidad y tratan de que la otra realidad, la verdadera, se ajuste por fuerza a la que ellos se han construido. Podrían ser dos tipos raros pero inocuos. El problema, sin embargo, es que hay mucha gente que sigue creyendo en sus prédicas, en su discurso iluminado, en su mesianismo de novela de García Márquez.
¿Por qué continúan vigentes López Obrador y Carrillo, a pesar de que cada vez parecen más su propia caricatura? Ese es un misterio insondable. El caso es que todavía hay personas de buena fe que creen en el caudillo tabasqueño y lo siguen cual grey dócil y esperanzada, como las mujeres beatas que iban a la sombra del Anacleto Morones de Rulfo o las huestes sectarias y andrajosas que adoraban al Antonio Conselheiro de Vargas Llosa. De igual manera, existen directivos futboleros que continúan tragándose el cuento de que el Capello es un gran entrenador y lo contratan en la creencia de que va a salvar a sus equipos (el ejemplo actual lo tenemos en el club Puebla, al cual don Mario llevó hasta a una bruja para que limpiara a los jugadores de las malas vibras).
Son cosas de risa. Cómo tomar si no la vacilada de Andrés Manuel, cuando quiso boicotear una reforma petrolera que sus propios aliados perredistas -¡y el mismo!- habían aprobado. Digo, la votación que se sacó de la manga el miércoles pasado por la noche tuvo que ser una gracejada. Imposible tomarla en serio.
Tal vez no hemos comprendido aún el papel que juegan estos dos folclóricos personeros del México actual y por eso sus dichos y sus hechos a más de uno nos causen, digamos, extrañeza. Veámoslos mejor desde su lado humorístico y tal vez hasta aprendamos a disfrutarlos.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara Húngara" de Milenio Diario.

viernes, 24 de octubre de 2008

Una noche muy peculiar


El concierto de Los Pechos Privilegiados en El Péndulo resultó un tanto cuanto extraño, pero al final fue muy divertido. Hubo poca gente (como una tercera parte del lugar), pero muy entusiasta y participativa y hasta un poquito cómplice. La banda tuvo a dos músicos reemplazantes (Gerardo "El Vietnam" Barragán en el bajo y la linda y muy joven Carolina Reyes en la batería) y nos faltó María Emilia Martínez (quien sí estará con nosotros el jueves 20 de noviembre en el Ruta 61), Así pues, sin Rafa Herrera y el "Démex" García, pero con los dos ya mencionados, más el Sr. González, Mauricio Mayén, Leyla Rangel, Giuliana Vega y yo, logramos sacar adelante una presentación en la que pasó de todo, pero que se mantuvo fresca y de pronto hasta medio chusca. Fue algo bastante sui generis pero, como ya dije, muy divertido. Para mí tuvo el ingrediente adicional de que entre los asistentes estuviera por primera vez mi Denisse, quien llegó acompañada de una amiga suya muy simpática: Zita.

Al término del concierto, Zita, Denisse y yo nos fuimos en un taxi al bar Hooka, en la colonia Condesa, donde mi hijo Alain fue el DJ encargado de la noche. Allá estaban también mi hijo Jan y la novia de Alain, mi preciosa nuera Hallet. Para mí era muy importante que mis chaparros y mi niña (quien es más chica que ellos) se conocieran y todo resultó perfecto. Permanecimos ahí hasta casi las tres de la madrugada y las cosas estuvieron de lo mejor, como se puede ver en las dos fotos que adornan esta entrada del blog (en la de arriba: mis hijos Jan y Alain con Denisse y conmigo; en la de abajo, Hallet y Alain con Denisse et moi).

jueves, 23 de octubre de 2008

Mañana tocan Los Pechos (otro video)

En el Foro del Tejedor de la cafebrería El Péndulo (Zona Rosa). Están todos invitados (detractores incluidos). Aquí les dejo otro video: "No sé tú", grabado también el pasado 4 de septiembre en el bar Ruta 61. La letra y la música son mías. Canta Leyla Rangel.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Un poema de Attila Jozsef*

Más bien algunos fragmentos del mismo, llamado "El pecado":


Parece que soy un lóbrego pecador,
pero, gracias a ti, me siento bien.
Sin embargo, me preocupa saber por qué
ese pecado, siendo mío, me elude.

Soy, sin duda, un pecador;
pero, por más que me exprima el cerebro,
ese taimado pecado se me escapa
y me deja sin mancha.

Así lo confieso... y pacientemente espero
ver a la antigua multitud
para observar a aquellos que se espantan de mi destino
y a aquellos que se ríen de él a carcajadas.

Attila Jozsef. Poeta húngaro (1905-1937)

martes, 21 de octubre de 2008

Hace ya un mes...


... que regresé de París y en ese lapso mi vida sentimental dio un vuelco tan inesperado como fascinante. Perdí a Paulina, una mujer en quien tanto creí y a quien tanto me brindé, pero que al final me mostró un lado muy triste y decepcionante de su personalidad ("a caballo regalado no se le ve colmillo" dijo en una parte de aquel mensaje que le escribió a un amigo y que no quise publicar en su momento). Lo lamento mucho y no le guardo rencor alguno, pero tengo claro que su amistad era falsa y dolorosamente utilitaria. Sin embargo, por otro lado gané a Denisse, una mujer cuya juventud no se contradice con su profundidad, su sensibilidad, su creatividad, su entrega, su capacidad de amar, su sensualidad, su ternura, su candor, su frescura, su simpatía, su sentido del humor, su inteligencia y su belleza. Hace un mes no sabía de su existencia y hoy es una persona de vital importancia en la mía. ¿Que es muy joven? Cierto. ¿Que hay una diferencia de edades enorme entre ella y yo? Cierto también. Esto ha provocado reacciones de todo tipo, varias de ellas francamente histéricas (basta con leer algunos comentarios en este blog) y que no hacen sino proyectar sus propias frustraciones y una moralina sorprendente que a veces raya en la oligofrenia (hacía mucho que no empleaba esta palabra). Denisse y yo hemos hablado mucho de esto (ella ha leído todos las opiniones vertidas sobre nosotros) y estamos de acuerdo en vivir el presente y lo que éste nos vaya dando día con día. Juntos nos sentimos felices y con eso nos basta. Si ello les molesta a algunos (algo que no comprendo), por fortuna no es problema nuestro.

lunes, 20 de octubre de 2008

Milenio TV


Hoy, en punto de las siete de la noche con cuarenta y cinco minutos, inició trasmisiones un nuevo canal de televisión restringida: Milenio TV. Es una gran noticia (salvo para los detractores del diario, claro). Se trata de un paso adelante para la empresa que edita Milenio Semanal (que estrena directora en la persona de Roberta Garza) y Milenio Diario, con todas sus versiones regionales a lo largo del país (me refiero, claro está, a Multimedios). Para mí que colaboro en Milenio desde 1999, cuando Fernando Rivera Calderón me invitó a escribir en la revista, y que soy parte del periódico desde su fundación en 2000, el nacimiento de este canal que puede verse en el 120 de Cablevisión y Sky, no puede menos que enorgullecerme y hacerme sentir muy feliz. Es un paso gigantesco para todos quienes elaboran (elaboramos) este medio de comunicación, uno de los más importantes e influyentes en la república mexicana. Como me tienen sin cuidado los mensajes que van a acusarme de barbero, lambiscón, vendido, panista, etcétera, no puedo más que felicitar y mandar un abrazo a mis compañeros y amigos Carlos Marín, Ciro Gómez Leyva, Roberto Velázquez, Roberto López, Rafael Ocampo y tantos más, así como a mis carnales Jairo Calixto Albarrán, Verónica Maza Bustamante (hermana del alma), Rafael Tonatiuh, Juan Alberto Vázquez y Tacho. Enhorabuena por el arranque de Milenio TV. Hoy es un día histórico para el periodismo en México. Ya vi los primeros programas y están muy bien (aunque..., ¿por qué la mayoría de sólo quince minutos?). Estoy emocionado. Neta.

domingo, 19 de octubre de 2008

Un video de Los Pechos*



*Los Pechos Privilegiados. "El blues del destino" (Letra y música: Hugo García Michel). Grabado el pasado 4 de septiembre de 2008 en el bar Ruta 61. Distrito Federal, México.

sábado, 18 de octubre de 2008

Amor y drogas*


Hay cosas que uno tiene miedo de hacer en su vida personal y cosas que los gobiernos (o, más claro aún, los Estados) tienen miedo de hacer en la vida de sus países. Aunque se conozca la verdadera solución a una situación sempiterna o a un problema grave, se rehuye a la misma por cobardía y se prefiere seguir en el hoyo o intentar remedios parciales y casi siempre inútiles.
Por ejemplo (1), hay quienes a lo largo del tiempo se empeñan en buscar al amor con personas que saben inaccesibles, imposibles por diversas circunstancias, y en cuanto se les aparece alguien que se muestra como un ser abierto y enamorado, lo rehuyen bajo cualquier pretexto. Miedo al compromiso, podríamos llamar al asunto.
Por ejemplo (2), hay gobiernos que a lo largo del tiempo se han empeñado en combatir al narcotráfico con medidas punitivas y violentas y en cuanto aparece alguien que les muestra que la única salida está en la legalización y el control estatal de todas las drogas, lo rehuyen bajo cualquier pretexto. Miedo al compromiso, podríamos llamar (también) al asunto.
“El amor es una droga”, cantaba Roxy Music en los años setenta. “La droga es amor” creían algunos utopistas en los sesenta. Hay mucho en común entre ambos conceptos (los dos pueden liberar a la mente, los dos nos pueden estupidizar), mismos que han estado al lado de la humanidad desde hace miles de años. Atractivos y repelentes a la vez, amor y droga son en el fondo dilemas filosóficos a los que habría que tomar de frente, como a un toro por los cuernos.
De vuelta al primer ejemplo: alguien maravilloso se te aparece y te brinda la posibilidad de la dicha amorosa. ¿La rehuyes porque tú tienes más de 50 años y ella sólo 18? Toma al toro por los cuernos y juégatela.
De vuelta al segundo ejemplo: alguien juicioso se te aparece y te demuestra, gobierno, que puedes resolver el problema de las drogas mediante su legalización. ¿Lo rehuyes porque hay muchísimos intereses en juego? Toma al toro por los cuernos y juégatela.
Hay que romper la inercia.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara Húngara" de Milenio Diario.

viernes, 17 de octubre de 2008

Los Pechos el próximo viernes


En el Foro del Tejedor de la cafebrería El Péndulo, sucursal Zona Rosa (Hamburgo 126), a las nueve y media de la noche, Los Pechos Privilegiados estaremos presentándonos para todos ustedes, con el ánimo renovado y muchas ganas de bluesear y rocanrolear con bríos. Ojalá que muchos de los lectores de este H.H.H. blog puedan o quieran acompañarnos esa noche, la del 24 de octubre. Ahí los esperamos para brindar por los buenos nuevos tiempos.

jueves, 16 de octubre de 2008

Mi segunda novia (texto para mis futuros biógrafos)


Apenas hoy he caído en cuenta de algo: hasta antes del pasado 15 de octubre, sólo había tenido una novia (si así se le puede llamar) a lo largo de toda mi vida. Sí, porque hasta los diecinueve años de edad, yo fui el tipo más tímido e inseguro del mundo frente a las mujeres. Me enamoré cinco o seis veces (algunos nombres: Conchita, Patricia, Beatriz, Leyla, Irma, Rose Marie), pero jamás me atreví a pronunciar la declaración (hoy en desuso) "¿quieres ser mi novia?". A los diecinueve, en 1974, me subyugó sentimentalmente una señora casada y con tres hijos, quien me llevaba nueve años y a la que -¡oh, manes del destino!- sí tuve la valentía de pedirle que anduviera conmigo (aunque no se lo dije con la frase entrecomillada líneas atrás). Rosa Olivia se llama ella y permanecí a su lado por dieciocho largos años (ocho en unión libre, diez legalmente casados), tiempo en el cual tuvimos dos hijos: Mario Alain (1982) y Jan Sebastián (1987). Desde que nos divorciamos, en 1992, aparecieron tres mujeres de las que me enamoré y por quienes me obsesioné hasta la humillación. Las mencionaré por sus nombres falsos y con los años en que estuve clavado con ellas: Ángela (sí, la de la novela, 1993-1996), Montserrat (la famosa M, 1999-2006) y P (famosa en este blog, 2007-2008). Sobra decir que ninguna de ellas fue mi novia, por más que lo intenté. Así, pues: una sola novia (y esposa) a lo largo de cincuenta y tres años (aunque sí varias amigas-amantes espléndidas, tampoco me crean un célibe); hasta el domingo pasado, cuando por vez primera osé pronunciar ese "¿quieres ser mi novia?" al que siguió un "sí" inmediato. Hoy Denisse está conmigo y todo es nuevo para mí.

miércoles, 15 de octubre de 2008

La félicité


Dice el lugar común que las cosas siempre pasan por alguna razón. No lo sé a ciencia cierta. El caso es que después de la gran decepción postparisina, el cielo, el destino o el espíritu de mi padre (sé que sigue conmigo) me presentaron (por intermedio de mi amiga Dharia, no le voy a quitar su crédito) a un angelito maravilloso que me gustó el 4 de octubre, me encantó el 9 de octubre, me embelesó el 12 de octubre y me enamoró por completo hoy, 15 de octubre. Denisse es su nombre, lo puedo decir con absoluta libertad, y comparte los mismos sentimientos que yo. Pueden criticarme, vilipendiarme, cuestionarme... o felicitarme. Yo me siento dichoso y ella también. Quise participarlo urbi et orbi.

martes, 14 de octubre de 2008

¿Patético yo?


Entre los mensajes más recientes que he recibido en este blog, un par de ellos habla sobre lo patético que les resulto a quienes los escriben, debido a que publico, sin pudor alguno, buena parte de mi vida cotidiana, sobre todo en su aspecto sentimental. Hay una lectora por ahí que incluso me dice que tenía una idea muy distinta de mí, como director de La Mosca en la Pared, y que ahora mi imagen ha cambiado para ella. Tienen razon. Soy patético, porque soy un ser humano (agh, qué cursi y... patético sonó esto). Claro que podría mostrar algún pudor y guardar mi patetismo sin hacerlo público y notorio. Sin embargo, cuando decidí que este espacio sería mi diario virtual, tuve que respetar el sentido de lo que es, precisamente, un diario: el registro cotidiano de todo cuanto le ocurre a quien lo escribe. Igual podría manipular mis textos y mostrarme como un tipo chingón e invulnerable, un sujeto intelectualmente impecable, extraordinariamenmente culto, políticamente correctísimo e ideológicamente puro. Hasta guapo. Pero, ¿saben? Eso no me interesa. Soy como soy y no me importa que se sepa. ¿Por qué? No tengo la más remota idea. Simplemente me gusta contar mi telenovelesca y boba vida a los demás. Antes se la platicaba a algunos amigos y amigas y veía que les interesaba y les divertía mucho. Simplemente he extendido el espectro a una mayor porción de personas (a quienes considero también como amigos y amigas, aunque no los conozca). Me agrada vivir mi vida como una novela que voy redactando día con día. Si les parezco patético por eso y ello les incomoda, siempre tendrán el recurso de no leerme. Pero este es mi blog, es algo mío y quiero seguir utilizándolo de la misma manera. Como dicen en Francia: tant pis (o sea, ni modo).

PD: A quienes les irrita que un individuo de mi edad ande con estas cosas, les aclaro algo: soy un adolescente atrapado en un cuerpo de cincuenta y tres años (lo cual sin duda resulta patético).

lunes, 13 de octubre de 2008

Desayuno y cena


Desayuné con Fernando Rivera Calderón en El Péndulo de la Zona Rosa. Hacía mucho que no platicábamos los dos a solas y por tan largo tiempo. Tuvimos ocasión de ponernos al tanto de nuestras vertiginosas y más o menos complicadas vidas. Me pasó al fin el nuevo disco de Monocordio. Por la noche fui a la Condesa a cenar con M, previo al viaje que va a emprender ya muy próximamente. Le conté cuanto me ha sucedido durante los más recientes días y me dio varios consejos muy razonables, aunque luego suelo no hacer mucho caso de ellos y lanzarme al vacío sin paracaídas. Es un amor. En el lugar saludé al buen Carlos Walraven, gran músico (Consumatum Est), productor e ingeniero de sonido, pero mucho mejor persona.

Ah, el viernes por la tarde me visitó mi adorable y gran amiga L y el sábado vino a cenar otra bonne amie, Monica, y la pasamos muy bien.

domingo, 12 de octubre de 2008

Me siento renovado


Las cosas suceden a veces con una velocidad tan vertiginosa que apenas nos damos cuenta de nada.

-Hace un mes me encontraba en París, con una mujer en quien deposité grandes cantidades de amor, de fe y de confianza y que hoy se ha evaporado de mi vida, algo que hace treinta y tantos días no hubiera imaginado ni en el más opiáceo de mis sueños (se supone que ella y yo seríamos amigos toda la vida, ¡ja!).

-Hace una semana (y un día) conocí a alguien cuya presencia callada y hasta tímida se me quedó incrustada en la cabeza a lo largo de los ocho días siguientes.

-Hace un día, esperaba la visita dominical de esa misma y bella personita.

-Hace una hora, dicha personita se fue a su casa, luego de pasar conmigo varias horas de un domingo sorprendente.

No diré más, al menos por hoy.

sábado, 11 de octubre de 2008

Me siento devaluado*


Más depreciado que un dólar en Wall Street. Así me siento, después del súbito descenso que tuve en el Dow Jones de tu corazón. Los mercados cambiarios de mi enamoramiento han sufrido un súbito desequilibrio y la caída del valor de mis acciones amorosas, en la casa de bolsa de tu alma desalmada, me ha hecho sufrir las consecuencias de tu maldad especulativa.
Necesito un subsidio que convierta a mi pulmonía en catarro. No puedo creer aún que la estabilidad monetaria en la cual se sustentaba nuestra relación haya sufrido tan inesperado crack. ¿Cuál fue el factor decisivo para que todo cambiara y las cotizaciones de lo nuestro padecieran una devaluación tan pronunciada? No lo entiendo. A pesar de las advertencias de varios observadores y algunos especialista en finanzas emocionales, yo creí en la firmeza de nuestra divisa, pensé que estábamos blindados contra los altibajos y vaivenes de los índices bursátiles y hasta confié en las promesas optimistas de nuestro personal gabinete económico.
Sin embargo, todo se fue a la ruina. Diste un golpe de timón tan radical que cuanto invertí en ti se derrumbó como un castillo de naipes, como el dólar en ventanillas, como todas las monedas en el planeta. A fin de cuentas, te mostraste como lo que eres: una fría especuladora. Por eso llegó la crisis y fue necesario que tomáramos medidas de emergencia para tratar de salvarnos. Resultó inútil. No hubo forma de rescatar al peso que entre los dos habíamos querido consolidar (pero hay que aceptarlo: esa consolidación era falsa, estaba sustentada en factores de sobrevaluación y en una brutal escasez de reservas amatorias en tu caja de ahorros).
Me siento devaluado. No supiste aquilatar el valor de mis acciones y todo el amor que invertí en ti hoy vale tanto como un billete de dos pesos. Dicen que de las crisis uno sale fortalecido. Puede ser. Por ello, seguiré las tesis del Presidente y en lugar de retraerme y abatir costos, me arriesgaré a invertir de nuevo. Aunque ya no en ti, sino en otra mejor divisa.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario (Pag. 3)

viernes, 10 de octubre de 2008

Observación botánica


Finalmente, me doy cuenta de que es imposible que un nopal dé orquideas. Los nopales dan tunas y las tunas muchas veces espinan.

jueves, 9 de octubre de 2008

Broken Hearts Club Band


Por la mañana todo tranquilo. En la tarde, junta de trabajo en MVS, en Polanco, para dejar en pausa el proyecto del libro biográfico en el cual estábamos trabajando varias personas. Esperemos que se reanude pronto. Ya en la noche, llamada de Dharia para verme (emergencia amistosa). Vino con la lindísima Dennys. Larga charla del club de corazones rotos, aderezada con vino tinto y con final feliz (incluida la divertida foto que acompaña a esta entrada y en la que Dennys y yo aparecemos detrás de la muñequiza). Un buen jueves a pesar de todo.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Borrón y cuenta nueva


Ayer al mediodía vino a verme mi querida y gran amiga Yareni (quien ya se encuentra trabajando otra vez como reportera, ahora en una de las revistas que asesoro) y está muy contenta con varias cosas buenas que están sucediendo en su vida. Ya en la noche me visitó Let, otra amiguísima, para charlar, tomar un poco de vino rojo y pasarla más que a gusto. Hoy en la mañana vino Cecilia, una nueva amiga (aunque ya nos conocíamos por internet y nos habíamos encontrado por ahí una vez, hará tres meses). Es una chava muy linda que viene superando un problema que tuvo y del cual seguramente saldrá avante.
El hecho es que verlas a ellas y a mis demás amies o hablar por teléfono con las mismas (como hoy con Tatiana) me inyecta vida y me hace saber que es hora del borrón y cuenta nueva (finalmente, el borrón no lo di yo primero). Contra lo que algunos piensan -y me lo hacen saber en sus amables mensajes al blog-, estoy de muy buen ánimo. Decepcionado, sí; un poco triste, porque un desengaño siempre tiene ese efecto, pero con todos los ímpetus del mundo para seguir adelante con mis proyectos de trabajo y de existencia (que por suerte son muchos). Además, hay por allí alguien (del sexo femenino, por supuesto) que apareció de repente, en el momento justo, y que no deja de causarme cierto cosquilleo (en el estómago, dirían los cursis como Miguelito Hidalgo y Costilla). Tal vez no debería estarlo..., pero estoy contento.

martes, 7 de octubre de 2008

C'est dommage


Cuando las leí, no daba crédito. Pero ahí estaban. Eran unas cuantas líneas que le escribiste a un amigo y en las que resumías lo que fue para ti el viaje, lo que significó. Me dolió muchísimo leerlas y entenderlo todo. Me dolió el cinismo. Me dolió el descaro. Me dolió el tono burlón. Me dolió la fría crueldad. Me vi tentado a copiar esas palabras tuyas y subirlas aquí, en mi blog. Pero me contuve. ¿Para qué exhibirte de un modo tan claro? La decepción es abrumadora, total. Lo que sí hice fue copiarlas y reenviártelas, para que al menos supieras que las había leído. Tu respuesta fue inmediata: me bloqueaste, me borraste, de tu hi5 y de tu MySpace... y de tu vida. Hoy sólo queda tu sombra. Tout est fini. Desolé.

lunes, 6 de octubre de 2008

Cableado


Después de once días sin señal, al fin vino un técnico de Cablevisión para reparar el desaguisado. Me cambió el decodificador (o como se llame) y todo sereno. Es curioso, me quedé sin cable justo el día de la llamada funesta. La tele se recuperó; lo que perdí luego de aquel telefonema, no. Por la noche, vino a visitarme mi queridísima Sandy. Larga charla con té de canela como acompañante (y musiquita, claro). Benditas sean mis amigas.

domingo, 5 de octubre de 2008

Un bello fin de semana


No sé si sea la ley de las compensaciones, pero tuve un fin de semana lleno de cariño, afecto, gente querida, personas cálidas y hasta una nueva amistad. Ayer sábado por la noche, vino mi amiga Dharia (fue su primera visita a mi casa) y llegó acompañada por su roomate, Dennys, una chava muy joven y muy linda. La verdad es que la pasamos más que bien. Fue divertido, fue entretenido, fue una delicia. Ambas son actrices y gente muy abierta, sensible y talentosa. Estoy cierto de que he ganado a un par de amigas de esas que perduran. Preciosas las dos.

Hoy domingo me lancé a Tlalpan y estuve en la casa de Rosa y mis hijos (y los suyos y los nietos) para llevarles algunos recuerdos que les traje de París. Fue una tarde hermosísima (¿vieron el cielo y la luna a las siete de la noche? ¡Qué colores!) y eso pareció reflejarse en el ánimo de todos. La pasamos muy bien juntos. También fui a ver a mi mamá y a mi hermana Ivette, quien junto con su hijo Carlos se acaba de mudar a la casa materna. Todo asimismo muy grato. Regresé aquí como a las ocho y media, contento y tranquilo a pesar de que la melancolía aún no me deja del todo. Pero resultó un fin de semana perfecto (y lo habría sido más... si los Pumas le hubieran ganado al América, ni modo).

sábado, 4 de octubre de 2008

Mi 2 de octubre*


Mi hermana Myrna nació el primero de octubre, pero todos nos confundimos y cada año le preguntamos si su cumpleaños es el día 2. Así de marcada está la fecha en el subconsciente colectivo. “2 de octubre no se olvida” es una frase ya tan estatuaria y broncínea como “El respeto al derecho ajeno es la paz”, “Va mi espada en prenda, voy por ella”, “Si tuviera parque, no estaría usted aquí”, “Tierra y libertad”, “Defenderé al peso como un perro”, “¿Y yo por qué?” o “Y ahora, ¿quién podrá defendernos?” (esta última de aplastante actualidad). La conmemoración de la matanza de Tlatelolco se ha convertido en efeméride que poco dice a las nuevas generaciones y que sirve de coartada ideológica para los nostálgicos que siguen atados a los años sesenta. El victimismo masoquista al cual tan afectos somos los mexicanos encuentra en lo ocurrido el 2 de octubre de 1968, en la Plaza de las Tres Culturas, una razón para la lamentación y el duelo, así sea de lengua para afuera.
En el año 68, yo tenía escasos trece años, cursaba el segundo de secundaria y viví el movimiento estudiantil de manera más o menos indirecta. Mi hermano Sergio y mi primo Javier iban a las manifestaciones y este último incluso estuvo arrestado un par de días. En la secun (oficial) se nos dijo un día que los estudiantes querían tomar las instalaciones y hasta preparamos una defensa de las mismas (chale).
Como yo era asiduo lector de Los Supermachos de Rius, simpatizaba con el movimiento. Me enteré del tlatelolcazo al día siguiente, por los diarios, pero sin comprender la magnitud de la masacre. Luego vinieron los Juegos Olímpicos y como casi todos, me clavé en las hazañas del "Tibio" Muñoz y el sargento Pedraza y en la gracia y onanista belleza de la gimnasta soviética Natasha Kuchinskaya.
Así se me fue el 68. Ya luego entraría en la dinámica del 2 de octubre no se olvida, gracias a mi militancia de izquierda. Hoy sólo me queda decir que aparte de la matanza de Tlatelolco, en esa fecha se conmemora también el día del Ángel de la guarda, ése que nos tiene tan abandonados.

*Publicado el día de hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 3 de octubre de 2008

Dos bandas


Okkervil River
Peculiar mezcla de lo que llegó a llamarse rock alternativo (algo cercano al grunge de principios de los noventa) y folk rock a la The Byrds, esta singular banda de la nueva meca del más interesante rock en la actualidad (Austin, Texas) posee un estilo oscuro y hasta cierto punto austero que su líder, Will Robison Sheff, sabe explotar de la mejor manera. Su más reciente (y séptimo) álbum, The Stand Ins, es una verdadera joya.

Deerhunter
Interesantísimo proyecto de noise rock, con densas paredes de sonido que no dejan resquicio alguno. Deerhunter surgió en Atlanta, aunque su sonido es más neoyorquino… o extraterrestre. Con un vocalista delirante (Bradford Cox) e instrumentaciones experimentales muchas veces desestructuradas, con ecos de rock industrial y elementos electrónicos, el grupo ofrece un viaje completo por territorios de pesadilla masoquista. Su único disco hasta ahora, Cryptograms (2007), es cosa seria.

jueves, 2 de octubre de 2008

Amigas


Anoche vino Talía a cenar y la pasamos de maravilla. Hoy vino Gaby y aunque la visita fue más o menos breve, también resultó muy grata. Ya el lunes había venido M y ayer vi a Elena y el mismo lunes platiqué un rato con Vero Maza en la zona cero de Milenio (quienes trabajan en la redacción del diario saben qué es eso). El sábado quedé de ver a otra amiga y la semana próxima me encontraré seguramente con algunas más. He hablado con Tatiana, con Yareni, con L, con Let, con Malena. En estos momentos, de verdad, qué bueno es tener tan lindas y solidarias camaradas. Son como haditas mágicas que todo lo alivian. Las adoro.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Contraparáfrasis


"Me siento bien pero me siento mal", canta Cecilia Toussaint en la canción homónima de ese buen amigo que es Jaime López. A mí, en estos momentos, me sucede exactamente lo contrario: me siento mal pero me siento bien.

(La foto me la tomó ella en Pigalle, la noche del 12 de septiembre)