sábado, 23 de enero de 2010

El pastelazo como acto político*


Ya era justo que nuestra clase gobernante despertara y respondiera como es debido. Después de los escandalosos affaires en los que se vieron envueltos Esteban Arce y Lucero León (alias La mamá de Lucerito), lo menos que se podía esperar era que alguien diera la cara por los políticos de este país y otorgara la nota cómica de la semana. El recurso resultó tan elemental como un pastelazo al más puro estilo capulinesco, pero fue una señal clara de que la diversión y el sano esparcimiento ahora están del lado de la polaca.
Tuvo que ser el mismísimo presidente de la república quien arrebatara la iniciativa a la gente de la farándula y demostrara, como dicen los clásicos, de qué lado masca la iguana. El literal pastelazo que le propinó al director del ISSSTE no fue sin embargo un acto vacío o de mero histrionismo. No. Aplastar la cara de Miguel Ángel Yunes contra un pastel embetunado podría tener implicaciones políticas que los analistas más avezados tendrán que considerar. Por ahí se dice, por ejemplo, que es un mensaje para Elba Esther Gordillo, ya que el humillado Yunes es gente de la maestra. ¿Qué significará para la líder del SNTE la cara llena de merengue de su incondicional? Todo cabe en una teoría del complot, sabiéndolo acomodar.
El pastelazo presidencial se da en el contexto de las próximas elecciones para gobernadores en varios estados, de las alianzas entre partidos contrarios y de las acusaciones de Manlio Fabio Beltrones de que dichas alianzas son “contra natura”, idénticas palabras a las que la jerarquía eclesiástica aplica a los matrimonios homosexuales y a la posibilidad de que éstos puedan adoptar niños (para no ser políticamente incorrectos, quienes se oponen a esas adopciones siempre aclaran: “No es que sea homofóbico, de hecho tengo muchos amigos gays”).
Los pastelazos podrían convertirse en una constante a lo largo de este año. Yo le recomendaría a Enrique Peña Nieto que se cuide. Aguas. De seguro hay varios por ahí que quisieran ver su rostro embarrado… y no precisamente de betún.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

1 comentario:

Erik 1951 dijo...

Hay don Hugo, solo pasando para hacer una recomendación para La Mosca en la Red; por que no hacer una lista de los mejores libros del 2009, así como lo hicieron pero con los discos de musica.