sábado, 9 de enero de 2010

Esteban Arce, ¿precandidato panista?*


Hace una semana, me preguntaba en este mismo espacio quién sería el Juanito del 2010 y por lo menos en enero ya tenemos a uno: el comunicador (es un decir) Esteban Arce, quien cual perfecto pararrayos ha concentrado en su persona tantos insultos, burlas y denuestos que dejan al original Juanito en calidad de niñita inocente.
En este momento, lo que rifa, lo políticamente correcto, es tirarle al ex co-conductor de El calabozo por homofóbico, reaccionario y cavernícola. Cierto, Arce se puso de pechito con sus torpes argumentos sobre la homosexualidad (ver video en YouTube) y se mostró como un preclaro (o más bien preoscuro) integrante del Yunque; pero tan lamentables como fueron sus palabras, así lo fue también el linchamiento mediático que sobrevino en seguida. Espanta que en nombre de la corrección política, tanta gente progre demuestre un talante inquisitorial y stalinista y caiga en la misma (o peor) intolerancia que demostró el titular del Matutino express. Los puros e impolutos críticos de dicho personaje deberían hacer un examen de conciencia y ponerse a leer a Voltaire.
Los que sí podrían aprovechar el asunto y mejorar a su flaca caballada son los panistas, quienes de pronto tienen frente a sus narices a un súbito y ad hoc precandidato a la presidencia de la república. En efecto, Esteban Arce demostró que su ideología cuadra a la perfección con la de los sectores más ultras del PAN, con la ventaja de que es un tipo con imagen televisiva y con más carisma que blanquiazules como Ernesto Cordero o César Nava.
He ahí al alfil que andaban buscando, un tipo capaz de competir con Enrique Peña Nieto y Marcelo Ebrard en sus propios terrenos y con un discurso totalmente definido. Al contrario de los dos mencionados, Arce no se anda con ambigüedades: es derechista a la old school y sobran los mexicanos que comulgan con su pensamiento ultramontano.
Igual gana, instituye como nuevo himno nacional aquello de “el Atlante es su padre y al que no le guste, que…” y pone como secretario de Gobernación al Burro Van Rankin. ¡La revolución, chico!

Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

3 comentarios:

Giovanni dijo...

Quién sabe por que hicieron tanto alboroto esta vez, digo, no es la primer pendejada que dice en su programa. Ha de haber incomodado a alguien en la televisora para que lo pusieran en la mira. De jodido como dice Don H tiene bien definidas sus pendejadas. Saludos.

Alex dijo...

Esas expresiones de "Igual gana" o como cuando dicen "Igual y si", o "igual y no esta mal", como se han estado usando tanto últimamente me he puesto a pensar si son correctas. ¿Por qué el "igual y..."? ¿Qué quieren decir con eso?, o sea, si lo entiendo, comprendo lo que quieren decir pero ¿de donde viene esa expresión que al menos a mi me parece que es incorrecta? Lo más raro es ver que tú la escribes así Hugo, digo, no es que no lo puedas o debas hacer, tal vez fue parte del estilo del post, pero me parece extraño. Igual y así lo querias escribir ¡Ja ja!. En fin. Un saludo.

Alejandro

Ricardo Coronado dijo...

Don Hugo:

Como siempre, su opinión la leo y la mastico con los dientes de mi juício e inteligencia, con el fín de llevarme lo mejor de todo. Es grato saber que, gracias a estos medios, podemos léernos y compartir puntos de vista sin habernos visto la cara alguna vez.
En lo referente al tema Arce, es obvio que el tiene su poder, su tiempo, su capacidad (¿?) y su muy ptopia libertad para decir, opinar, comentar, responder o simplemente hablar sobre cualquier tema que él considere necesario. A su vez, las reacciones -como bien apunta usted- fuero por demas extremas, y en muchos de los casos, exactamente iguales de peligrosas que las que Arce vertío en el programa (y cuando digo "peligrosas", me refiero a que fueron infundadas, pueriles, sin mucho seso o fundamento detrás de ellas, y más de corte viceral e incendiario).
Pero lo que en mi muy humilde opinión es de no perder de vista, es que él ocupa un espacio muy visto, muy seguido, muy "populachero", y obvio, el espacio cedido por concesión a una televisora (o sea, que usa un espacio público concedido por nuestras siempre inteligentes autoridades).
Ahora, claro, no espero pecar de ingenuo y decir que vivimos en un mundo ideal. Pero sin lugar a dudas, el muchacho goza de una posición de privilegio, de poder mediático y de penetración cultural mucho más grande que el de usted, el mio, o el de, por decirlo de alguna forma, el más renombrado periodista de este país (pongale el nombre que desée). Es una verdadera catastrofe qué lo que las esferas intelecutales, pensadoras, críticas y sentientes de un país ávido de pensamiento, simplemente no logren "bajar" al grueso de la población, mientras que Arce si, pues está de más decir que su programa es sintonizado por muchos, sobre todo por aquellos muy susceptibles de lo que la programación de Televisa suele ofrecer.
Así, sin querer hacer más leña del arbol caido, creo que no debemos dejar que nuestros pensamientos, ideas, opiniones y demás maquinaciones mentales se queden en estos espacios, pues lidiamos con programas como los de la mencionada televisora, y demásediciones/publicaciones/etc,etc, cuya capacidad de impacto y penetracion, es por mucho, la verdadera maquina de "crear cultura" de la que vive una inmenza mayoria en este país.

Saludos