domingo, 17 de enero de 2010

Teoría del Gansito


Hubo una larga época de mi vida en la que los Gansitos de Marinela fueron esenciales para mí. No sólo como golosina (porque cuando yo era niño, esos pastelitos realmente eran deliciosos, no como ahora que saben a petróleo), sino como instrumento de medición de los índices de inflación. En serio. El precio de un Gansito marcó durante mucho tiempo mi manera de evaluar el costo de la vida. Durante años (cuando el dolar estaba a 12.50 pesos de los de antes), un pastelito de esos costó sesenta centavos. Fue en la era del llamado desarrollo estabilizador (básicamente a lo largo de los años sesenta). Sin embargo, a partir de las primeras devaluaciones de los setenta y luego con las crisis recurrentes de las cuales no hemos salido desde los ochenta, el precio del Gansito se disparó y ha tenido un sinfín de altibajos, aunque siempre dentro de una espiral inflacionaria infamemente ascendente. Hoy, un Gansito cuesta 4.50 pesos y es un signo claro del momento económico que vivimos. La queja, sin embargo, no es por el precio sino por lo malos que son hoy día. Es obvio que los preparan de la peor manera, casi sin mermelada y sin crema y con un chocolate que sabe a sebo. Pero en su origen (al igual que los primeros Twinkys) realmente eran muy ricos. Nostalgia pastelera.

5 comentarios:

marlucan dijo...

Tiene razón don Hugo: Si no hubieran cambiado la moneda, el "Gansito" estaría en ¡Cuatro mil quinientos Pesos! Plop.

Su Satánica Majestad dijo...

Es verdad, los Gansitos de ahora son una mierda. Los describiste a la perfección: así es exactamente como saben.

sirenadealcantarilla dijo...

Tengo cuates más grandes que me cuentan que los Gansitos de antes eran mejores, sí creo que tienes razón, Hugo...y ese comercial de los 80 es la neta, pero dicen que a los pobres patitos los maltrataban ¡Gulp!

DECIREVES dijo...

Sera cierto que les quemaban las patitas para que bailaran?...todo puede suceder..PETA donde esta PETA???

ricardocartello dijo...

Me gustan los gansitos. Este fin de semana compré uno y lo puse en el regri (no en el congelador), en Tampico cuestan 6.50 en las misceláneas. Me parece que tienen buen sabor, es cierto que las porciones de mermelada y crema son menores, pero más bien pienso que son cuestiones que se han modificado por las leyes sanitarias. Lo principal es que el sabor sigue siendo bueno, es bonito añorar aquél sabor que saboreábamos de niño, y nunca volverá, por que nunca volveremos a ser niños. Saludos!