domingo, 7 de febrero de 2010

Santos Santos


Va a sonar a oportunismo chafa, pero hoy yo no sólo le iba a los Santos de Nueva Orleans en su juego contra los Potros de Indianápolis, sino que los neoorleansinos siempre han sido mi segundo equipo de la NFL, después de los hoy más que grises -¡snif!- 49s de San Francisco. Créaseme o no, el hecho es que disfruté enormemente la victoria santista en el Super Bowl que vi completo con Denisse (ella lo vio más por solidaridad conmigo que por gusto, je) y me emocioné con esa última intercepción de Tracy Porter cuando parecía que Peyton Manning iba a empatar el partido y llevarlo a tiempo extra. Genial. Qué bueno por los Santos, qué bueno por Drew Brees, qué bueno por Nueva Orleans y por su gente y por sus grandes músicos, como Fats Domino, Allen Toussaint y Dr. John, entre otros muchos. En cuanto al espectáculo de medio tiempo, pues... Yo que soy amante de The Who desde hace varias décadas, me sentí no muy satisfecho con la actuación de Pete Townshend, Roger Daltrey y músicos que los acompañaron. Un potpurri medianamente logrado, muchos efectos de luces y cohetes y una actuación más bien fría. La verdad, me gustó mucho más el partido.

3 comentarios:

Tsunami dijo...

AMÉN...

Yoko.still.alone. dijo...

Para que más que la verdad: no es lo mismo los 3 mosqueteros que veinte años después y eso que ambos Who, todavía tienen mucha energía... Sí Hugo, algo raro pasó.

Saúl dijo...

¿En serio pensaste que el partido se iba a empatar y luego ir a tiempo extra?