sábado, 8 de mayo de 2010

Educar a Arizona… y a la Pau


Ya se sabe que en México, los distribuidores cinematográficos son expertos en rebautizar a las películas extranjeras con los títulos más imbéciles. Raising Arizona (1987), una de las primeros cintas de los hermanos Coen, no fue la excepción y cuando se exhibió en nuestro país lo hizo bajo el nombre de Educando a Arizona (¿?). Paradójicamente, esto último es lo que parece pretender la gobernadora de esa entidad fronteriza del sur estadounidense, al decretar una de las leyes más absurdas y surrealistas de que se tenga memoria, tan absurda y surrealista que la sola idea de que sea puesta en práctica resulta…, absurda y surrealista.
Deje usted que sea una cuestión racista y discriminatoria, lo más grave es su estupidez rampante, lo cual nos viene a demostrar que una buena parte de los ciudadanos del vecino país del norte, en especial los llamados WASP que suelen engrosar a las huestes del Partido Republicano, conservan esa bobalicona y matona oligofrenia que tenían los pistoleros del Viejo Oeste. Basta con ver el rostro y el lenguaje corporal de Jan Brewer (“diantre de güereja tan fea”, habría dicho el gran Tin Tan) para entender que más que una góber preciosa es una góber facciosa, dolosa, espantosa y bastante odiosa. Lo malo es que se está saliendo con la suya y con su dureza a la Margaret Thatcher está viendo subir sus bonos dentro del mencionado partido (¡aguas, Schwarzenegger!).
Nada que ver con nuestra adorable Paulina Rubio, la tierna Chica Dorada, quien –ya que hablábamos de cosas absurdas y surrealistas- acaba de reafirmar su vocación por la estulticia más campechana, pero también por la redacción más pedestre al escribir en Twitter (cito textualmente): “Chicos, quiero confesarles con mucha ILUCION a todos mis fans que van a ser TIOS!! Voy a hacer mama! Los amo!”. Con esa manera de escribir, la mujer de un tipo que se hace llamar Colate merece sin duda una beca de Conaculta o, ya de perdis, una invitación de la Comisión de Cultura de la cámara de Diputados para ser debidamente homenajeada. Digo, si ya invitaron a Chabelo, ¿por qué a la Pau no?

2 comentarios:

DECIREVES dijo...

Pero Chabelo es una cosa y la Pau muuuuuuuuy otra
Hay niveles don Jiugo

saludos!

Su Satánica Majestad dijo...

Yo creía que a los "artistas" alguien más les escribía sus Twitters, precisamente para evitar que aparecieran cosas escritas con las patas como esa.