sábado, 22 de mayo de 2010

Ya vas, Bazbaz*


Que no fue la mamá. Tampoco el papá. Mucho menos las nanas. Fue ella misma. Se enredó en las cobijas, se asfixió y ahí se murió, a un costado de su cama, solita y su alma. Como decían los antiguos: se autosuicidó, aunque lo haya hecho sin querer. La pobre niña Paulette Gebara Farah.
Eso fue en síntesis lo que dio a entender ayer, durante una conferencia de prensa de escasos diez minutos y sin que se permitieran preguntas, el procurador del estado de México, el hoy célebre Alberto Bazbaz. Sobra decir que después de que durante semanas el funcionario sostuviera la teoría del homicidio y luego de la enorme cantidad de contradicciones, pifias, dimes y diretes que se dieron sobre el caso, muy pocos van a creer en la nueva versión.
No soy quién ni poseo los elementos para opinar, como hacen muchos, que se trató de un asesinato. Sin embargo, lo que me queda claro es que el asunto fue manejado con tanta torpeza por el procurador (como él mismo lo admitió antier) que la idea de que se trató de un crimen no se disipará de la cabeza de la gente, más en un país como el nuestro, donde tan proclives somos a las teorías conspirativas.
Ahora está la principal arista de este problema: ¿qué va a hacer el gobernador mexiquense y jefe de Bazbaz, el favorito de las encuestas para convertirse en el próximo presidente de la república, Enrique Peña Nieto? La pregunta que todos nos hacemos es: ¿va a despedir al funcionario del que tan bien se ha expresado y de quien ha ponderado sus cualidades o lo mantendrá en su cargo como signo de la confianza que tiene en sí mismo y de que ningún golpe político podrá con él? ¿Le dirá: “Ya vas, Bazbaz”? Pronto lo sabremos.
Lo que quizá nunca sabremos, en cambio, es lo que está detrás de la desaparición de Diego Fernández de Cevallos. Ahí todo es misterio y se presta para darle vuelo a nuestro verdadero deporte nacional: el sospechosismo. Si el Mundial no fuera de futbol sino de inventar complots y sospechas, seguro el mes que entra nos llevábamos la copa. En eso sí que no somos ratones verdes.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

2 comentarios:

DECIREVES dijo...

pues ya se fue el Ba(s)baz Don Jiugo...
y el Golden boy de Mexico le han de temblar hasta las nylon sobre lo de su no apoyo para ser el nuevo (joven) presidente de nuestro pais

y aca su coterraneo (el guapo) Rodri Medina tampoco mete las manitas con los del Crimen Organizado (asi con mayusculas)
quien sabe por que sera (y viendome bien sospechosista jaja)

saludos desde Monterrey

DECIREVES dijo...

que le parece el programa del Almohadazo Don Hugo?? por que no lo invitan para que chacotee con la Fernanda Tapia? se dara doble o triple taco de ojo con las nenas (de la Fer) y las nenas que estan con ella
saludos de nuevo