domingo, 25 de abril de 2010

¿Vale la pena aparearse en cautiverio?


Empecé a leer el libro Aparearse en cautiverio de la psicóloga belga, avecindada en Nueva York, Esther Perel (en México, Editorial Diana la sacó con el estúpido título de Inteligencia erótica). El tema que trata me apasiona (el estado actual de las relaciones amorosas, el amor, el enamoramiento, el sexo, la fidelidad, la infidelidad) y quizá vaya comentando algunos aspectos del texto aquí o lo haga al terminar de leerlo. Por lo pronto, reproduzco un epígrafe de Octavio Paz que ahí aparece y que fue tomado de ese gran libro que es La llama doble: "El fuego original y primordial, la sexualidad, levanta la llama roja del erotismo y ésta, a su vez, sostiene y alza otra llama, azul y trémula: la del amor. Erotismo y amor: la llama doble de la vida".

2 comentarios:

DIANA dijo...

Es la primera vez que paso por aqui...
Me agradó la ultima frase: Erotismo y amor, la llama doble ...

Saludos!

Yare dijo...

Cuando leí La llama doble me conmocioné.
De hecho, todavía al releerlo me conmueve hasta las entrañas. Es una gran obra pese a que –dicen algunos intelectuales- Paz como ser humano dejaba mucho que desear.
Comparte el libro de Perel, ¿sí?