domingo, 20 de junio de 2010

De eufemismos, la SCJN y los ratones bleus*


Vivimos en un mundo y un país dominados por los eufemismos. Que si a los negros hay que llamarlos afroamericanos, que si a los discapacitados hay que decirles personas con capacidades diferentes o que si a los narradores de Televisa Deportes hay que mencionarlos como sujetos con deficiencias cerebrales congénitas.
Dentro de ese contexto, en el que la corrección política es ama y señora del terreno de juego, no es de extrañar que a partir de ahora y de manera oficial, a la guerra contra el crimen organizado se le haya bautizado como –eufemismo de antología, abro merecidas comillas– “lucha por la seguridad pública”. ¿Para qué el cambio de nombre? ¿Será para suavizar la idea de que estamos ya en una conflagración? ¿Tal vez sea para tranquilizar a la opinión pública que mira espantada algo que ya se salió de control? No lo sé, aunque yo le hubiese puesto un título más exacto y acorde con el momento que se vive, una cosa así como “intento de control de daños contra el avispero enloquecido” o “campaña para relajar tensiones entre los contendientes y solicitarles que por favor le bajen a sus enfrentamientos y matazones”.
Sin embargo, la atención masiva no se halla por ahora en la ex guerra contra el crimen organizado sino en la actuación de la selección mexicana de fut, la cual encontró en el equipo de Francia a una versión de les souris bleus, es decir, los ratones azules. Hoy todos somos más felices y esa felicidad nos durará hasta el martes 22, el domingo 27 o (¿será) el sábado 4 de julio, si es que el equipo alcanza el mítico quinto partido. ¿Que es una felicidad pasajera, superficial, tonta, insignificante? Pues sí, pero no le cae nada mal a un país aquejado por una clase política inepta e insensible que ya quisiera tener el fino toque de Rafa Márquez o el timing y la resolución del Chicharito Hernández. Si acaso, tiene la picardía de Cuauhtémoc Blanco, pero muy mal encauzada. Nada más vean a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Están peor que Raymond Domenech.

*Publicado ayer sabado en mi columna "Camara hungara" de Milenio Diario.

3 comentarios:

DECIREVES dijo...

me acorde de cierto eufemismo a la Simpson

"y los patanes quieren que se les diga hijos de la Madre Tierra"

saludos Don.

Charro Negro dijo...

Feliz Navidad: La Guerra Ha Terminado!!!!
Lo unico que desea el buen Calderon, nuestro H.Presidente es que la Seleccion llegue a Cuartos o Semifinales del mundial para decir que se gano la LuchaExGuerra contra el Crimen...se empato en la derrota contra el Narco!!!

marlucan dijo...

Por ahí leí -no me acuerdo dónde- que los eufemismos no son otra cosa que groserías cubiertas con azúcar.