martes, 29 de marzo de 2011

Cuatro nuevas series por iSat: II. Raising Hope


Un joven veinteañero (Jimmy) sale una noche en su destartalada camioneta a conseguir helado de chicle (sic) para su mamá. En un semáforo en alto, una muchacha rubia y hermosa le pide ayuda, ya que es perseguida por un hombre. El chavo la rescata y ella, en agradecimiento, le hace el amor en el interior del vehículo. Él la lleva a su casa y la presenta a su familia. Todos parecen encantados con tan dulce y linda chica (bueno, no sólo dulce y linda, también querendona y cachonda), hasta que en el televisor encendido –y mientras ella entra al baño- se da la noticia de que una asesina serial anda prófuga y se muestra la fotografía de la preciosa moza. Cuando sale del baño y se sienta a la mesa, la madre del joven la golpea en la nuca con un objeto contundente y la familia la entrega a la policía. Ya en la cárcel, es condenada a la silla eléctrica, aunque su ejecución tiene que postergarse por una poderosa causa: la criminal está embarazada. Meses después, da a luz a una niña que queda bajo la custodia del padre: por supuesto, Jimmy.
La anterior es la historia que da pie a toda la serie Raising Hope (algo así como “Criando a Hope”), estrenada recientemente por el canal iSat. Aunque la premisa parece no dar para mucho, el programa acaba de iniciar con gran éxito su segunda temporada en los Estados Unidos (donde lo trasmite Fox).
Se trata de un sitcom muy ingenioso que retrata a una familia (los Chance) de bajos recursos, constituida por Jimmy (Lucas Neff), su madre Virginia (la gran Martha Plimpton), su padre Burt (Garret Dillahunt) y su abuela (Cloris Leachman). La familia es unida pero de muchas maneras disfuncional. Martha dio a luz a Jimmy a los quince años y cuando Burt tenía tan sólo diecisiete. Con estos progenitores teenagers, no se podía esperar que el chico tuviera la debida educación. Para colmo, la abuela, conocida como Maw Maw, sufre Alzheimer y está absolutamente loca. Ese es el núcleo familiar en el cual crecerá Hope, la pequeña que casi nunca sonríe y quien desde su seria y magnífica mirada observa con atención a quienes la rodean. Su carita es sencillamente maravillosa.
Vi los dos primeros capítulos de Raising Hope y puedo decir que es muy divertida, con una estructura narrativa por demás interesante (hay constantes flash backs, por ejemplo), un humor bastante negro y una crítica social muy alejada de la corrección política (lo cual, por supuesto, es de agradecer).
Hay otros personajes secundarios espléndidos (como las peculiares primas Sabrina y Shelly Collins, quienes se relacionan de distintas maneras con Jimmy).
Hope, por cierto, es interpretada por dos bebitas que son hermanas en la vida real: Baylie y Rylie Cregut.
Raising Hope pasa todos los martes a las nueve de la noche (con repetición tres horas después y durante la semana) por iSat (canal 243 de Cablevisión).
Es muy recomendable.

2 comentarios:

Armando Muciño C. dijo...

Oye: grabarías un podcast para los Diseñadores Gráficos de tu etapa con la revista Mosca. armando@armandodisenos.com

Hugo García Michel dijo...

Pues lo platicamos y vemos de qué se trata. Con gusto.