sábado, 30 de julio de 2011

¿Por quién votar en 2012?*


Falta menos de un año para las próximas elecciones presidenciales y los pre-precandidatos de los distintos partidos se perfilan con mayor o menor claridad. ¿Qué tan flaca está la caballada esta vez? Quizá no tanto como en otras ocasiones, pero eso no significa que dicha recua resulte esperanzadora.
Por el lado del partido aún gobernante (y, según todos los momios, próximo a regresar a su eterno papel de opositor derechista al régimen), prosigue el juego de los diez perritos, de los cuales al final quedará uno solo entre Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero.
Por el lado del PRI, ya está más que avisado que el gallo es copetón y responde al nombre de Enrique Peña Nieto.
Por su parte, aunque Marcelo Ebrard tendría que ser el candidato del PRD, me temo que en aras de “la unidad” de nuestra atinada y ficticia izquierda, terminará por doblar las manitas ante su coco y mentor, el inefable Andrés Manuel López Obrador.
Así pues, la baraja se reducirá a López, Peña y, muy posiblemente, Cordero. ¿Cuál de ellos es el mejor o, para decirlo con más exactitud, el menos malo?
Desde la perspectiva de alguien que se sigue considerando de izquierda, pero no de esa izquierda apócrifa que se fugó de los sótanos priistas para ostentarse como lo que no es, sino de una izquierda moderna, democrática y pensante, ajena a posiciones viscerales, global y realmente progresista (que en México representan mentes críticas como las de Roger Bartra, Luis Gonzáles de Alba, Eduardo Valle, José Woldenberg y otros intelectuales paradójicamente despreciados y hasta condenados por el aparato pejista y sus voceros); desde la perspectiva de una gauche ajena al nacionalismo revolucionario más trasnochado, no encuentro en los tres posibles candidatos a la presidencia alguien a quién otorgar mi voto en julio próximo… ni siquiera bajo la disyuntiva del menos malo.
Triste panorama. Tristísimo. Creo que tendré que hacer lo mismo que hice en 2006: votar de manera simbólica por el ingeniero Heberto Castillo, el único político a quien siempre respeté al cien por ciento.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 29 de julio de 2011

Tlalpeño siempre, jamás tlalpense


En alguna de mis primeras colaboraciones para Milenio Diario, escribí un artículo sobre Carlos Hank González (padre de Jorge Hank Rohn), alguna vez regente del Distrito Federal, y al final mencionaba yo lo siguiente: "Lo que no me gustó de Hank González fue su afán por cambiar los gentilicios. Si cuando fue gobernador del Estado de México decidió bautizar como mexiquenses a sus habitantes, cuando llegó a la regencia capitalina sus achichincles en Tlalpan (mi patria chica) nos cambiaron de tlalpeños (como siempre nos llamamos los nativos del antiguo pueblo de San Agustín de las Cuevas) a tlalpenses (un horror con tufo oficialista). Ojalá algún día se corrija ese entuerto".
El entuerto no ha sido corregido, pero yo siempre seré tlalpeño y jamás tlalpense. He dicho.

jueves, 28 de julio de 2011

Los 66 de Sergio


Hoy hubiera cumplido sesenta y seis años... Nació el 28 de julio de 1945, casi diez años antes que yo... Sé que debería seguir aquí, pero la vida, su vida, dispuso otra cosa... Lo extraño y, sin embargo, hoy lo siento más cerca de lo que lo había sentido durante sus últimos cuatro años... Me habría gustado que hubiese conocido a Denisse... Sé que ahora me apoya y me ayuda en cosas que le pido... Tal vez sólo yo me entiendo... El caso es que hoy es su cumpleaños... Sergio habría llegado este día a la cifra del doble seis y seguramente lo hubiera celebrado con sus muchas amigas... Bon anniversaire, mon frere... En donde quiera que estés.

miércoles, 27 de julio de 2011

El libro que estoy leyendo*


Noticias del imperio

Tenía una deuda pendiente con este libro. Lo atesoro desde hace muchos años y siempre había pospuesto su lectura. Craso error. Ahora estoy sumido en la riqueza de su lenguaje, en la complejidad de su estructura, pero sobre todo en la fascinación de lo que narra: los cuatro años del llamado Imperio Mexicano, ese régimen que habría sido de opereta bufa de no ser por la tragedia que significó y la cantidad de sangre que se derramó por su absurda y delirante causa. Fernando del Paso logra adentrarnos en la aventura de Maximiliano y Carlota con una impresionante profundidad erudita, pero también con plena belleza narrativa. Leer Noticias del imperio se convierte en algo tan vívido como adictivo. Su visión poliédrica nos lleva lo mismo a los interiores de castillo de Miramar que a los empolvados llanos del altiplano mexicano, de los lujos de las cortes de Napoleón III y Francisco José de Austria a la austeridad del despacho de Benito Juárez y todo ese recorrido lo hacemos de la mano de una pluma precisa y elegante que a pesar de su exuberancia, jamás cae en los excesos barrocos a los que es tan afín cierta literatura hispanoamericana. Estoy pues enfrascado en la lectura de estas más de quinientas páginas de altísimo nivel literario y apasionante revelación histórica. Una gran novela. Ya quiero terminarla… y a la vez no.

*Mini texto publicado esta semana en la revista Tónica, editada en la ciudad de Toluca, estado de México. Para su sección "El libro que estoy leyendo".

martes, 26 de julio de 2011

La Mosca en la radio 55


Hoy trasmití la emisión número cincuenta y cinco de La Mosca en la Radio, programa dedicado a esa gran banda de Kentucky que es My Morning Jacket. En la primera hora puse diez canciones de algunos de sus álbumes anteriores (It Stills Moves, Z, Evil Urges) y en la segunda parte pusimos enterito el flamante y estupendo disco Circuital. Aquí está el podcast, para quienes no lo pudieron escuchar o para quienes lo quieran oír de nueva cuenta.

lunes, 25 de julio de 2011

Diente nuevo


Hoy terminé el largo tratamiento de mi diente malo. Bueno, lo terminó mi dentista, el intrépido doctor Pedro Pérez, odontólogo orgullosamente oaxaqueño, quien logró salvar la pieza y añadirle algunos elementos de artificio en cerámica (tornillo de metal incluido). Muy buen trabajo, aunque un poco carito. Ni modo.

domingo, 24 de julio de 2011

Lo mejor de la Copa América


Hoy terminó en Argentina la Copa América más gris y aburrida de que se tenga memoria. Uruguay venció a Paraguay en la final, pero los paraguayos nos dejaron algo mucho mejor que su horrendo futbol. La foto lo dice todo. ¡Salud!

sábado, 23 de julio de 2011

Algo más malo que el PRI*


Al final de mi anterior colaboración (“La leyenda del PRI malo”), publicada aquí el sábado pasado, mencioné que en la columna de hoy daría mi opinión acerca de por quién votar en las elecciones del año próximo. Sin embargo, varios de los comentarios que recibí en el sitio de Milenio Diario, en mi facebook y en mi Twitter fueron tan desproporcionados que prefiero diferir mis conclusiones otros siete días y hablar de dichos comentarios.
En primer lugar, me llama la atención cómo es que ciertos lectores entienden lo que se les antoja entender y ponen en mis letras cosas que jamás dije. Otros al parecer se limitan a leer el título del artículo para lanzar toda clase de denuestos, según ellos descalificatorios. Si hasta hace poco era yo para ellos un panista ultramontano, ahora soy un priista descarado. Si antes me compraban los dineros del presidente Calderón, ahora me chayotean desde las oficinas de Enrique Peña Nieto. O sea: si opinas distinto a mí, eres un corrupto; si no piensas como yo, eres un vendido. El león que cree que todos son de su condición.
Para muestra un botón, llegado a mi cuenta de Twitter desde el castillo de la pureza de un lector declaradamente pejista: @CiudadanoOscar, una especie de pequeño Noroñas al que muchos otros tuiteros conocen y padecen. Citemos cuatro de sus mensajes.

1. Por lo que leo Eruviel ya te llevó su despensa y tu bulto de cemento.
2. Con razón escribe en Milenio, nido de priistas miserables y desesperados por reinventar a punta de amnesia al priismo. ¿Dónde más?
3. Lo dejo pues con sus insultantes “inquietudes” antes de que me diga “puro” y se envuelva en la fácil bandera de la “intolerancia”.
4. ¿Escribir en Playboy* y Milenio? Parece que lo suyo es escribir entre pura meretriz.

Ese es el nivel, el del insulto fácil y la descalificación de comisaría stalinista. La intolerancia, algo más malo que el PRI.

*La referencia a Playboy es por el artículo sobre Mick Jagger que este mes me publicaron en esa revista. Permítaseme el comercial, ya que aún no me han llegado la despensa y el bulto de cemento de Eruviel.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 22 de julio de 2011

Es tu culpa


Es tu culpa, no me reclames.
Es tu culpa que no pueda escapar
de tu saliva, de tus sudores,
del deseo que tu cuerpo me da.
Es tu culpa, no me condenes.
No me quieras responsabilizar.
Estoy inerme entre tus muslos
que me atrapan como a un animal.

Son cadenas, es mi cárcel,
la prisión que me desvela,
porque el morbo se apodera
de mi fuerza y toda mi voluntad.

Piel caliente, labios gruesos.
Y tus nalgas: perfecta dualidad.
Pechos breves que en mis manos
se acomodan con naturalidad.
Pies pequeños que te beso
y ese ombligo, redondez espacial.
En tu sexo yo navego,
con el mástil que se yergue triunfal

Es tu culpa (demo) by Hugo García Michel

Compuse esta canción en 2005 y es parte del repertorio de Los Pechos Privilegiados. Este es un demo grabado en 2007 en el estudio de la escuela de Música DIM, bajo la producción de José Luis Domínguez.

Voz y guitarra armónica: Hugo García Michel
Guitarra líder: Mauricio Mayen
Bajo: Rafael Herrera
Batería: Demetrio García
Coros: Leyla Rangel y Giuliana Vega

jueves, 21 de julio de 2011

Un casting frustrado y un maleficio roto


Denisse tuvo un casting cerca de aquí, para un comercial, y vino desde casa de su mamá para cambiarse y arreglarse. Se veía súper bien, pero al llegar al lugar le dijeron que no daba el tipo que estaban buscando. Ni hablar. Lo bueno es que lo tomó con filosofía y todavía tuvo tiempo para pasar a despedirse. Regresa aquí el domingo 31.
Ya en la nochecita, vino una amiga (Mónica) para charlar y entrevistarme. Me cayó muy bien. Estuvo apenas un par de horas, pero con ella se rompió el largo ayuno de ausencias de mis amigas aquí en casa. Digamos que rompió el maleficio... o eso espero.

miércoles, 20 de julio de 2011

Sexo, drogas y Mick Jagger*


Son sustantivos que van de la mano: sexo, drogas y Mick Jagger, el sempiterno frontman de los Rolling Stones, quien a pesar de que es hoy un sexagenario más o menos saludable, lleva en sus hiperquinéticas caderas un pasado turbulento, escandaloso, plenamente rocanrolero. Uno mira la irónica sonrisa de ese viejo joven que aún es Jagger a sus casi sesenta y ocho años y no puede menos que sonreír también, con una mezcla de complicidad y envidia, ante todo lo que el de la bocaza ha vivido a lo largo de medio siglo de vertiginosa y alucinante carrera al lado de sus compañeros directos de correrías (en especial de Keith Richards) o de muchos otros y otras con quienes se ha topado en el camino (la lista va desde David Bowie y Lou Reed hasta Marianne Faithful y la mismísima Carla Bruni, actual esposa del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy).


Una mujer cada diez meses
Se dice que son más de sesenta las novias, esposas y amantes que ha tenido el cantante de los Stones a lo largo de su existencia. Si tomamos en cuenta que la vida sexual de un varón se inicia por ahí de los doce o trece años de edad, tenemos que el buen Mick ha disfrutado en promedio de la compañía de más de una mujer por año (algo así como una cada diez meses, si nos ponemos estadísticos). Nada mal para un tipo de la clase media inglesa, nacido en Dartford el 26 de julio de 1943.
Una de las primeras novias de Jagger fue Chrissie Shrimpton, típica joven inglesa de clase media y muy bien vista por los padres del vocalista. Con ella, él fue por un tiempo un compañero devoto y hasta más o menos cursi, tanto así que cuando años después Chrissie quiso publicar las cartas de amor que Mick le enviaba, este interpuso un recurso legal para impedirlo. No quería que se supiera lo meloso que era en esos días. Entre las canciones que Jagger le escribió (no muy románticas, por cierto) estaban “Under My Thumb”, “19th Nervous Breakdown” y (muy sintomático) “Stupid Girl”. Rompieron en 1966, quizá porque el entonces imberbe veinteañero la engañaba con la preciosa Jane Ormsby-Gore, cuyos impresionante ojos azules inspiraron esa dulce canción de 1966 que es “Lady Jane”.


La hermana morfina
El primer gran amor de Jagger, sin embargo, fue la cantante Marianne Faithful, quien inicialmente se había hecho amante de otros dos de los Rolling Stones: Brian Jones y Keith Richards. Pero fue Mick quien al final se quedó con ella. En 1964, a sus dieciocho años, la bella y sensual rubia había grabado un cover de la stoniana “As Tears Go By”, con el cual logró cierta fama, pero su verdadera notoriedad se dio cuando todo el mundo la miró como “la novia” del vocalista de los Stones. La joven se dejó llevar por los excesos y se hundió en la vorágine de las drogas de una manera aún más acelerada que la de sus propios mentores. Se cuenta que durante un fin de semana en Sussex, la policía allanó el domicilio donde se llevaba a cabo una orgiástica fiesta y Jagger y Richards fueron arrestados por posesión de drogas. Fue un escándalo ampliamente cubierto por los tabloides ingleses y que reforzó la imagen de las Piedras Rodantes como sujetos promiscuos y viciosos y un pésimo ejemplo para la conservadora sociedad británica de aquellos años. Según las propias autoridades, al momento de ser detenido, Mick se encontraba desnudo, con la cabeza sumida entre las piernas de Marianne, mientras comía de una barra de chocolate estratégicamente colocada en el sexo de la rubia.
Cuando la pareja finalmente rompió, Faithful se sumió durante algún tiempo en la adicción a la heroína y se convirtió en una vagabunda. Le llevaría algunos años rehabilitarse y poder retomar su carrera, su vida… y su alocada amistad con los Rolling Stones, quienes le escribieron canciones como “Let’s Spend the Night Together”, “She’s a Rainbow”, “Sister Morphine", “Wild Horses” y “You Can’t Always Get What You Want” (cabe señalar, como dato curioso, que la cantante es descendiente del noble austriaco Leopold Sacher-Masoch, autor de la mítica novela erótica Venus in Furs y cuyo segundo apellido dio origen al término masoquismo).


Un volcán llamado Anita Pallenberg
Mientras Mick Jagger estaba con Marianne Faithful, su compañero Brian Jones tenía un amorío con la guapísima y explosiva modelo italiana Anita Pallenberg, de veintiún años. Sin embargo, en 1967, ésta se enamoró de Keith Richards y decidió abandonar a Jones, quien fallecería en extrañas circunstancias un año más tarde. Con Richards duraría trece años y sería madre de dos hijos suyos: Marlon y Angela.
Anita tenía inquietudes de ser actriz y en 1968 filmó Performance, una cinta de Nicolas Roeg en la que el rol principal lo llevaba Mick Jagger. Pallenberg lo ha negado siempre, pero se dice que durante la filmación, el cantante y la modelo se hicieron amantes a escondidas de Keith, quien en su reciente autobiografía, Life, confirma dicha relación clandestina y afirma que el hecho estuvo a punto de terminar con la existencia de los Rolling Stones. Hay una canción del grupo inspirada por Anita: “You Got the Silver”.
La fama de mujeriego de Mick Jagger iba in crescendo. En 1969 conoció a Marsha Hunt, una muy bella actriz negra que había logrado cierto renombre por su actuación en la ópera rock Hair. Marsha sería importante por tres circunstancias: 1. Fue ella quien recomendó al guitarrista Mick Taylor como sustituto de Brian Jones. 2. Dio a Jagger su primer hijo, Karis, nacido el 3 de noviembre de 1970. 3. Los Stones le escribieron el sensacional tema “Brown Sugar”.


Bianca que te quiero Bianca
Parecía que la vida de Mick Jagger se estabilizaba y que comenzaba a sentar cabeza y a alejarse de las drogas y el sexo libre. Esto se volvió más notorio cuando inesperadamente se anunció su boda, pero no con Marsha “Azúcar morena” Hunt, sino con una modelo nicaragüense de extraña hermosura: Bianca Pérez Moreno, rica heredera e integrante del más exclusivo jet set europeo.
Bianca y Mick se casaron en 1971, cuando ella llevaba ya en su vientre a su hija Jade. El matrimonio duraría ocho años y en ese tiempo, el “sucio” cantante de los diabólicos y subversivos Rolling Stones se convirtió en miembro asiduo de la más alta e impoluta sociedad internacional (lo cual, por cierto, no lo sustrajo –sino todo lo contrario- de una doble vida, sobre todo en el terreno sexual).
Jagger aún estaba casado cuando en 1976 conoció a la modelo Jerry Hall, quien en ese entonces era la novia del front man de Roxy Music, Bryan Ferry. Un año después ya eran amantes y así permanecerían durante varios años, hasta que decidieron casarse en 1990 (Mick se había divorciado de Bianca en 1979).


Seductor serial, predador sexual
Durante los trece años que duraron como amantes y los nueve que permanecieron casados (tuvieron cuatro hijos, entre ellos la guapa Lizzie que engalana las páginas de este número de Playboy), las infidelidades de Mick Jagger continuaron en forma vertiginosa. Tanto así que en su libro de memorias, My Life in Pictures, Jerry Hall califica a su hoy ex marido como “un predador sexual” y “un seductor serial que reemplazó a las drogas con el sexo”. Aunque presume de ser quien alejó finalmente de la drogadicción al músico, no puede ocultar su frustración por la cantidad de mujeres que pasaron por la cama de éste a lo largo de las más de dos décadas que convivió con él.
Pero la gota que derramó el vaso fue otra modelo, una más en su haber: la brasileña Luciana Giménez, a quien Jagger no solo hizo su amante sino con la que también tuvo un hijo, motivo suficiente como para que Hall decidiera al fin divorciarse de él.


Mitos y leyendas
Son muchos los rumores sobre la vida de excesos del gran Mick. Algunos de seguro son falsos, otros muy posiblemente tengan alguna dosis de verdad. Así, se suele hablar de su bisexualidad y de que tuvo relaciones con David Bowie, Lou Reed (cuando menos existen fotos de ellos mientras se besan en la boca) y el antiguo representante de los Stones, Andrew Loog Oldham. En sus memorias, éste escribió que en 1964 pasó una noche en la cama con el cantante y que fueron sosprendidos por la madre del propio Oldham. Sobre el tema, Keith Richards comentó alguna vez que en realidad no tenía idea de si su antiguo colega se había acostado con hombres. “No estoy ahí cada día para verlo. Pero hubo tiempos muy locos en los que vivíamos a tope”, dijo con ambigüedad.
Otra controversia tiene que ver con el tamaño del pene de Jagger. A pesar de su fama de Casanova, misma que haría pensar en las cualidades de su miembro, una de sus ex amantes, la supermodelo Janice Dickinson, reveló en el programa de radio de Howard Stern que el líder de los Rolling Stones “tiene el pene más pequeño que he visto jamás. Él es el desagradable Sir Mick con su pequeño dick (pene)”. Richards refuerza esta version en su reciente libro autobiográfico, aunque la ofendida Jerry Hall ha salido a la defensa de su ex marido para afirmar que lo que escribió Keith “es producto de la envidia”.
Como sea, cuenta la leyenda que entre las mujeres que compartieron alguna vez las sábanas con el autor de la letra de “I Can’t Get No (Satisfacion)” estuvieron Linda McCartney (antes de conocer a Paul), Brigitte Bardot, Tina Turner, Madonna, Uma Thurman, Milla Jovovich y Bebe Buell, madre de Liv Tyler, la hija del cantante de Aerosmith Steven Tyler, quien siempre quiso ser el Mick Jagger estadounidense.


Famous last words
Pero, ¿qué dice de todo esto el propio Mick Jagger? Flemático e irónico, el músico nunca se ha preocupado demasiado por explicar su conducta. Sin embargo, hay por ahí un comentario suyo, más o menos reciente, que refleja lo que piensa al respecto.
“La verdad es que resulta mucho mejor seguir saliendo con chicas hermosas que convertirse en un viejo amargado que se la pasa recluido en un bar, hablando de lo glorioso que fue durante los años sesenta”, dijo en esa ocasion, con delicioso cinismo.
Asimismo, en el documental Being Mick, para el Channel 4 londinense, agregó: “Por muchos años he cuestionado los valores morales que pregonan instituciones como la Iglesia de Inglaterra. No entiendo cómo funcionan esos valores. Yo tengo los míos propios, sobre todo en lo tocante a las relaciones amorosas, pero no voy a hacerlos públicos. Lo que sí puedo decir es que no creo que el matrimonio sea necesariamente el estado perfecto para toda la gente. No para mí, al menos”.

*Publicado en la edición de este mes de la revista Playboy México.

martes, 19 de julio de 2011

Bob Dylan y el blues en La Mosca en la Radio


Después de un mes y dos días, al fin pude reanudar las trasmisiones de La Mosca en la Radio por Turadionline. Denisse no pudo acompañarme (se fue unos días a cuidar a su mamá, quien se lastimó un pie) y Lorna estuvo ahí, como siempre, en los controles y la buena compañía. El programa se llamó El blues de Dylan y puse una veintena de canciones blueseras del buen Bob. Aquí está el podcast. Espero que les guste.

lunes, 18 de julio de 2011

30 años de MTV*


A tres décadas de su surgimiento como canal de videos, MTV ha terminado por devorarse a sí mismo y se ha convertido en todo aquello contra lo que pugnó hace treinta años.

“Video killed the radio star” (el video mató a la estrella de radio) cantaba el efímero grupo inglés The Buggles en el primer video trasmitido por el canal Music Television (MTV), el 1 de agosto de 1981.
Fue una fecha trascendente, para bien y sobre todo para mal, porque significó un cambio cualitativo en la manera de apreciar a la música. En adelante, para lograr éxito, prácticamente todo sencillo lanzado al mercado debería contar con su respectivo video. Esto hizo que el público comenzara a fijarse más en las imágenes que en las melodías, lo cual implicó una deseducación del escucha, quien empezó a reparar cada vez menos en el factor esencial de toda canción: su música.
A treinta años de su nacimiento, aquella pequeña emisora es hoy todo un emporio que opera a canales como Nickelodeon, VH1 y un paquete de servicios digitales que incluye a MTV Jams, MTV Hits, VH1 Soul y VH1 Classic, además de contar con sucursales en nueve regiones del planeta. Su programación ha cambiado sobremanera y ya no es de hecho un canal de videos musicales, sino que ha dado preferencia a otro tipo de emisiones, especialmente los llamados reality shows.
Pero, ¿cuál fue el mejor momento de MTV, si es que alguna vez hubo tal? Para el Sr. González, músico y productor, “su época mas interesante fue al principio, cuando representaba cierta contracultura. Después, en una vía lógica, se fue desvirtuando como consecuencia del mercantilismo”. Mientras tanto, para el periodista Jorge R. Soto “MTV representó en su mejor momento el vehículo primordial no sólo para promover las producciones de artistas consagrados, sino que fue el motor para impulsar el desarrollo de las carreras de artistas nuevos. El canal creó una nueva forma de promoción discográfica y dio a conocer programas, ahora clásicos, como Beavis & Butthead o los MTV Unplugged”.
El Capitan Pijama, legendario músico subterráneo, dice que “para mí nunca hubo un ‘mejor momento’ de MTV. Si acaso, sus primeros cinco años, como algo curioso, porque en México era muy difícil tener videos de los grupos de rock, pero los videoclips me parecen totalmente contaminantes, tóxicos para la imaginación”. Con otras palabras pero un mismo sentido, el escritor y musicólogo Sergio Monsalvo C. opina: “No creo que haya habido un mejor momento de MTV para la música. Al contrario, creo que todas sus acciones desde el comienzo han actuado en contra de la misma. Si al principio la influencia y el uso del lenguaje cinematográfico adaptado para una TV musical parecía abrir muchas posibilidades para el ideal artístico, muy pronto se comprobó que el medio y el fin eran iguales: la incitación al consumo”. Por el mismo talante, el guitarrista José Manuel Aguilera, líder de La Barranca, asegura que MTV nunca representó nada bueno para la música, a menos de que se considere al obituario como una buena noticia. Más bien la música representó algo bueno para MTV y en ese sentido fue utilizada (hoy ha dejado de representarlo). Acaso hubo algunos videos menos estúpidos que otros y algunos grupos se enriquecieron con ello, pero ¡qué grupos!”.
Para Sergio Arau, músico y cineasta, en cambio, “MTV fue innovador. En mi caso, me abrió una puerta que no conocía y me volví loco. Muchos años me dediqué a hacer videoclips que me parecen un género realmente libre. Como todo, nació, creció, se desarrollo y murió”.
Con ese pasado, ¿qué significa que MTV se haya transformado en un canal de reality shows para adolescentes?
Para el periodista David Cortés, se trata de “la confirmación de que nunca fue un proyecto, sino una plataforma de negocios que conformó su programación a partir de las supuestas demandas del público”. Entre tanto, el también periodista Erick Estrada asegura que “en MTV tienen muy en claro a quién le hablan y habiendo sido el canto de ganso de la industria musical, no podían ofrecerle a su nueva audiencia la música que esa nueva audiencia consigue en otros lados. Los tiempos cambiaron y MTV supo cambiar, pues ofrece espacios que las redes sociales y el internet no han conseguido generar. YouTube no habla de chicas de dieciséis embarazadas o de quinceañeras odiosas. Ver un canal donde solamente había música era tan irreal que los realities representaron el giro ideal, especialmente con la crisis que la institución familiar sufre desde hace años”.
O como concluye el Capitán Pijama: “los reality shows para adolescentes me parecen imbéciles a más no poder, pero si la idea es cultivar a una generación en la idiotez, MTV lo ha logrado”.

*Publicado el día de ayer en la sección "El ángel exterminador" de Milenio Diario.

domingo, 17 de julio de 2011

Buen domingo


Me levanté a las once, hice algunas cosas, en la tarde me fui a ver a mi mamá y a mis hijos a Tlalpan (Jan no estaba) y regresé a ver tele, leer y hablar por teléfono con Denisse, quien se quedará varios días más con su mamá. Ah... y me encontré con la preciosa imagen que engalana este post.

sábado, 16 de julio de 2011

La leyenda del PRI malvado*


Un fantasma recorre a México, el fantasma del PRI.
Se trata de un fantasma al que muchos pintan como aterrador, amenazante, más que maloso y cargado de todas las desgracias habidas y por haber. Un espectro escalofriante que se cierne sobre el país como el anuncio de una peste que acabará con todo y con todos…, etcétera. Pero, ¿de veras es tan canijo ese fantasmón?
A riesgo de ser masacrado por los anónimos comentarios virtuales de algunos lectores que tiro por viaje me acusan de chayotero, vendido, ignorante, imbécil y algunos otros elegantes calificativos que suelen emplear contra todo aquel que no piensa del modo como ellos y su pureza lo exigen, me atrevo a externar ciertas inquietudes que tengo de unos meses a la fecha: ¿es el Partido Revolucionario Institucional tan malo o peor que el de Acción Nacional o el de la Revolución Democrática? ¿Será más monstruoso que lleguen al poder los Peña Nieto y los Moreira a que lo hagan los López Obrador, los Bejarano y los Padierna o a que nos sigan gobernando (es un decir) los Cordero o los Lozano? Porque seamos realistas y veamos las cosas tal como están: ésas –y no otras– son nuestras únicas opciones para el próximo sexenio.
Yo que nací a mediados de los años cincuenta, sé muy bien lo que fue el PRI en su época de mayor predominio. Me tocaron los años de la dictadura perfecta (Vargas Llosa dixit) de Ruiz Cortines, López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas y Zedillo, pero también los dos sexenios de la parálisis panista. Milité en un partido de izquierda (el Mexicano de los Trabajadores) en una época, la década de los setenta, en la cual no existía ni por asomo la libertad de expresión que hay ahora y muchos opositores políticos eran perseguidos y desaparecidos. Sin embargo, me queda claro que el PRI de hoy es un partido disgregado y que, como bien lo ha apuntado en este mismo diario Luis González de Alba, muchos de aquellos priistas a la vieja usanza hoy están en el PRD y no en el propio tricolor.
Así pues, ¿por quién votar en las elecciones del año próximo? Eso será materia de un segundo artículo.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 15 de julio de 2011

Dos años, nueve meses


Contra muchos pronósticos que nos auguraban lo peor de lo peor (sí, lo sé, algo semejante escribí meses atrás), Denisse y yo cumplimos hoy dos años y nueve meses de relación y todo va muy bien. Pues eso: que estamos muy contentos y lo festejamos tranquilos y felices.

jueves, 14 de julio de 2011

¿Qué es una relación abierta?


A menudo me preguntan por qué en mi estatus de facebook aparece que tengo una relación abierta con Denisse (y viceversa). Bueno, en primer lugar porque no hay una opción que diga relación libre, lo cual para mí estaría más cercano a mi idea de lo que deberían ser todas las relaciones de pareja.
Hace poco, una amiga le decía a Denisse que lo de relación abierta era un pretexto mío para poderme acostar con quien yo quisiera. Vaya interpretación tan burda y limitada. Nada más falso. Para mí, una relación abierta, libre, es aquella en la que los novios, amantes, compañeros -o como se les quiera llamar- viven su amor sin ataduras impuestas por los convencionalismos sociales y, sobre todo, sin sentir y/o creer que la otra persona es de su propiedad. Esa es para mí la gran clave de los infiernos en que suelen convertirse tantas relaciones: el sentido de propiedad privada sobre la otra persona.
¿De dónde nos viene la estúpida idea de que el otro o la otra nos pertenece y que por tanto nadie puede acercársele y ella no puede acercarse a nadie más, con la intención que se le venga en gana? Es parte de la educación judeocristiana occidental que recibimos y que sirve para cimentar a la familia como el núcleo de una sociedad clasista, cooptada, limitada, enajenada, en la que el principio del placer es sacrificado en aras del principio de la realidad, pero de una realidad que nos es impuesta más allá de nuestra naturaleza. El alegato suena quizás un tanto marxista-freudiano-marcusiano-wilhelmreichiano, pero es real. Nos sentimos dueños de nuestras parejas o de nuestros hijos, como nos sentimos dueños de un coche o de una casa. Queremos imponer la propiedad privada sobre las personas como si siguiéramos en la época del esclavismo o el feudalismo. Yo no comparto esos principios: los rechazo de hecho.
Cuando uno se apodera o cree apoderarse de otra persona (lo cual es una ilusión y un síntoma de inseguridad), trata siempre de tenerla bajo su control. Por eso está al pendiente de todos y cada uno de sus movimientos y recela de todo y de todos. La desconfianza campea, se empieza a ver como enemiga a toda persona que pueda representar "un peligro" y se comienza a atormentar a la persona que supuestamente se ama. Pero en realidad a quien se ama es a uno mismo o ni siquiera eso. Las relaciones convencionales están basadas, por tanto, en el sentido de la propiedad (de ahí los contratos matrimoniales) y las justificamos con una idea falsa del amor, ya que el verdadero amor busca antes que nada la felicidad del otro.
Limitar una relación abierta (o libre) a una mera cuestión sexual o a una licencia para acostarse con otros u otras es, como ya dije, una perspectiva demasiado estrecha. La libertad en el amor va mucho más allá y tiene que ver con la plena realización de las personas, sin limitaciones, sin obstáculos. Enmarcar una relación de pareja dentro de la monogamia es válido, si ambas partes están de acuerdo. Pero si es sólo una la que quiere eso y se convierte en guardia y carcelera de la otra, eso deja de ser amor, así lo queramos justificar con frases como "es que la amo", "es que estoy enamorado de ella", "es que sin ella no puedo vivir". Egoísmo puro. Miserabilismo infame. Mezquindad extrema. El modo más absurdo y desgastante de vivir una relación.
Para mí, el amor tiene que disfrutarse, no que sufrirse. Por eso debe ser ante todo libre. De lo contrario será cualquier cosa, menos amor.

miércoles, 13 de julio de 2011

Ay ojitos...


... pajaritos... que se posaron hace algunos días en mi balcón y se dejaron tomar unas fotos.

martes, 12 de julio de 2011

¿... y La Mosca en la Radio?


Otra vez me he ausentado de la radio en línea y el programa de La Mosca en la Radio, por angas o por mangas, no se ha podido trasmitir. Eso no significa que haya desaparecido, en absoluto. Espero que el próxima martes 19 podamos regresar al aire, con la emisión No. 54. No es una promesa, pero creo que ahí estaremos de nueva cuenta.

lunes, 11 de julio de 2011

Las series que veo en TV


Igual a nadie le importa, pero mencionaré aquí algunos de los programas de tele que más he estado viendo en estos días y que recomiendo sin duda alguna. Para empezar, acaba de empezar Los Borgia (domingos a las diez de la noche, por iSat), con Jeremy Irons; una serie que en sus primeros capítulos me ha parecido extraordinaria, a la altura de Roma o The Tudors. También están Outsourced (miércoles a las ocho y media de la noche por Warner), un curioso sitcom sobre un call center en La India, y The Gates, una especie de Desperate Housewives pero con hombres lobo y vampiros (lunes a las diez de la noche por Fox). Acaban de empezar las nuevas temporadas de la genial Californication (domingos a las once de la noche por iSat), True Blood (domingos a las diez de la noche con repetición los martes a las once y tres cuartos de la noche por HBO) y Modern Family (martes a las diez de la noche por Fox). Claro, están las series que uno puede ver mil veces aunque sean capítulos repetidos (Two and a Half Man, The Big Bang Theory, Friends, The Office, Peep Show, Beautiful People y por supuesto Seinfeld). Sólo espero que no tarde mucho la segunda temporada de Shameless en su espléndida versión gringa. Me queda claro que hay muchas otras series que valen la pena, como Dexter o Bored to Death, por ejemplo, pero tampoco me la paso viendo la tele, je.

domingo, 10 de julio de 2011

De Tania


Dos frases tomadas de un breve texto poético de mi amiga Tania Granados y que me gustaron mucho.

"trenza tu mirada con la mía, / deja que la intriga nos seduzca".

Nada más.

sábado, 9 de julio de 2011

Fábula del lemming que se creyó mesías*


Había una vez una gran manada de lemmings, cuyo líder, más avejentado y miope por los golpes de la vida que por su propia edad, se había convertido en un ser necio, irracional y obcecado. Por alguna extraña razón, los miles de lemmings que lo seguían le tenían un miedo atroz y no se atrevían a contradecir sus estrambóticas ideas. Su palabra era sagrada y se le consideraba tan infalible como a un mesías, por lo que todo aquel que se atreviera a contradecirlo o aun a poner en duda lo que afirmaba era de inmediato acusado de ser enemigo de los lemmings y cómplice de la mafia predadora que, según el patriarca, los quería exterminar.
A lo largo de varios años, todos los lemmings lo respetaron y creyeron en sus consignas con una fe ciega y ajena a cualquier vacilación. El fervor por el jefe era absoluto y los dóciles animalitos se comportaban como si hubiesen sido hipnotizados por sus arengas y sus frases incendiarias. Tal era la adoración sin límites y sin matices que profesaban por el taimado roedor mayor.
Pero he aquí que algunos de aquellos lemmings empezaron a recelar de su líder y a poner en cuestión sus prédicas. Varios de ellos fueron de inmediato acusados de corruptos y de estar aliados con la mafia predadora. El gran jefe no toleraba desafecciones y en cambio favorecía a todos los que lo veneraban o se sacrificaban por él, como aquel lemming afable, regordete y de curiosas barbas que perdió todo su prestigio al dejarse mangonear por su caudillo.
Al llegar el momento en que el lemming viejo tendría que dejar paso a un nuevo paladín, aquel se negó a retirarse y, lejos de eso, ordenó a su encandilada feligresía que sólo escuchara sus órdenes y lo siguiera hasta el fin. Terco y enajenado, tomó vuelo, gritó su última frase heroica, corrió hacia el desfiladero y se arrojó a él, seguido por miles de lemmings enfervorizados. Fue el fin de la enorme manada. El suicidio del líder se transformó en un suicidio colectivo.
La moraleja de esta fábula la dejo en su inteligencia, estimado lector (y en la de Marcelo Ebrard también).

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 8 de julio de 2011

A final de cuentas que feo se escucha "al final de cuentas"


Se ha vuelto frecuente escuchar a mucha gente (y en los medios de comunicación la cosa es peor) que utiliza la espantosa y casi cacofónica expresión "al final de cuentas", en lugar de la correcta "a final de cuentas". También abundan los que dicen "llevar al cabo", cuando debe decirse "llevar a cabo". El mal uso de la preposición "a" es alarmante. Cuando no se le ignora y se le borra (algo de lo que ya he escrito en este mismo blog, ver "Una a en peligro de extinción") se le mal combina con el artículo "el" para formar, donde no se debe, la contracción "al", como en los ejemplos arriba citados. Es decir, si la expresión fuese "a el final de cuentas" o "llevar a el cabo", se justificaría la contracción, pero no es así. Lo correcto es "a final" y "a cabo" (que mucho escriben, ¡horror!, "acabo"). Bueno, hace poco le leí a Xavier Velasco un "abordo" (cuando debió escribir "a bordo") que me dejó francamente helado (digo, las glorias de la literatura universal no pueden permitirse el menor dislate).

jueves, 7 de julio de 2011

Los otros nombres de Matar por Ángela


Como algunas personas saben, en 1998 publiqué una novela llamada Matar por Ángela. Lo que muy pocos saben, sin embargo, es que originalmente el relato se llamaba La suerte de los feos, nombre que después le di a mi segunda novela (aún inédita). La razón del cambio fue por una sugerencia del buen Sandro Cohen, quien iba a publicarla en un principio y en 1997 me pidió buscar un nuevo título. Elaboré entonces una lista absolutamente absurda y ridícula de nombres. Hace poco, mientras hurgaba algunos de mis papeles para ordenarlos, me topé con un recibo de banco en el que anoté varias de las presuntas propuestas, las cuales por fortuna fueron puntualmente rechazadas por Sandro. He aquí los nombres que pudo llevar mi novela: Rock del ángelito, Lengua quemada, Tentativas frustradas, El cuento de nunca acabar, Crimen y fastidio, Tropezar con la misma piedra, Piedra de tropiezo, El amante exterminador, La teoría del asesino solitario, Crímenes tautológicos (¿Crímenes tautológicos?), Abanicando el aire, Lugares comunes, y, por último, Un español, un suizo y un mexicano. También sugerí Matar por Ángela y a Coen le gustó. Bendito sea.

miércoles, 6 de julio de 2011

Cómo rehabilitar al rockcito nacional*


La primera pregunta sería: ¿se puede rehabilitar lo que nunca ha estado habilitado? Parecería que no. Sin embargo, tratemos de ser positivos y digamos que sí, que resulta posible aplicar métodos de rehabilitación a esa especie de enfermo terminal que ha sido a lo largo de medio siglo el rockcito que se hace en nuestro país.
Una vez establecida esa premisa inicial, intentemos buscar los puntos malsanos, los síntomas del padecimiento, en dónde se encuentran las dolencias, las alteraciones, los malestares, los achaques.
Desde sus inicios, el rockcito nació con taras. Los grupos de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta del siglo pasado (qué raro se siente escribir “del siglo pasado” cuando parece algo aún tan cercano) se dedicaron alegremente a realizar versiones de las canciones más exitosas del rock ‘n’ roll estadounidense, a las que adaptaban letras más o menos ingeniosas en español. Pero con alguna que otra excepción, a nadie se le ocurrió escribir temas originales.
Luego vino la terrible época de los baladistas fresas, seguida por la etapa de la psicodelia chafa que culminaría con el híper mitificado festival de Ávandaro, con sus banditas que trataban de hacer música original… en inglés.
Los setenta estuvieron signados por el confinamiento del rockcito en la casi clandestinidad de los hoyos fonquis de las periferias urbanas y así transcurrieron cerca de dos décadas más, hasta que a finales de los ochenta llegó la puntilla que terminó con cualquier esperanza de hacer un rock sin diminutivos.
De 1958 a 1987, los roqueritos mexicanos cuando menos tenían presentes las raíces negras del género y las adaptaban de una u otra manera en su música, por más agreste y primaria que ésta fuera. No obstante, luego de 1988 las cosas cambiaron dramáticamente, con la llegada del rock pop español y argentino, combinado con el predominio televisivo de los grupitos inventados por Luis de Llano Macedo. A partir de ahí, la puerca torció más aún el rabo y el rockcito firmó su carta de defunción, al transformarse en un híbrido de Soda Stereo, los Hombres G, Flans y la Banda Timbiriche. Cualquier asomo de blues, soul, funk o rock a secas fue debidamente extirpado y con ello se perdió toda esperanza (esto para no hablar de la eterna actitud infantilista de los roquerines nacionales).
Así ha sido durante los más recientes veintitantos años. El rockcito ha derivado en rockcitito y es lo que hoy se oye y se promueve: una música que lejos de alimentarse de negritud, se nutre de lo peor del pop, la cumbia y hasta la música grupera (escúchese a la sensación del momento, esa cosa llamada Enjambre, para saber de qué estoy hablando).
¿Existe pues alguna posibilidad de rehabilitar al rockcito? Francamente lo veo muy difícil, por no decir que imposible. Se requeriría de una reeducación total de los músicos y de los medios que los difunden. Haría falta un severo ejercicio de autocrítica y una culturización exhaustiva. Habría que aplicar métodos radicales que incluyeran una revisión completa de la historia del rock, a fin de que la gente supiera que el padre del género es Chuck Berry y no Gustavo Cerati.
Sería una labor titánica y a estas alturas del partido, la verdad, qué flojera emprenderla. Mejor sigamos en el conformismo y la comodidad del “entrañable” rockcito. Después de todo, muchos Vive Latino quedan por delante.

*Publicado este mes en mi columna "Bajo presupuesto" de la revista Marvin.

martes, 5 de julio de 2011

Injusticia teatral


Hoy fue un día muy triste y muy injusto: el día en que a mi niña le dieron una metafórica pero terrible puñalada por la espalda. La acompañé en la mañana a su escuela, para ver lo de su evaluación final, en la que solita debía comparecer frente a tres durísimos sinodales: la directora de la Casa del Teatro, la maestra Nora y el maestro José Caballero. Yo confiaba plenamente en que no tendría problemas y pasaría de año. Sin embargo, el perfeccionista y perfecto (aunque tiene complejo de prefecto stalinista) José Caballero decidió, por sus subjetivísimos calzones, que Denisse no servía para ser actriz y de un plumazo la dejó afuera de la escuela. Poco importó que las demás materias las aprobara con un promedio de nueve. Poco importaron el pesado curso propedéutico, los cuatro meses que pasó en Pátzcuaro el año antepasado y todo el actual ciclo escolar. Por una decisión personal y a mi modo de ver más que injusta y arbitraria, Caballero destrozó todas las ilusiones de Denissia y la dejó sin la posibilidad de continuar sus estudios. Si no me constara el empeño que ella le puso día con día a la carrera, nada diría. Pero la vi esforzarse, angustiarse, llorar, sufrir, empeñarse, en fin, llevar a cabo todas las exigencias del método de Luis de Tavira, para que un tipo con complejo de genio le cortara las alas con la mano en la cintura. Qué cabrón, qué ojete. Pero en la Casa del Teatro, José Caballero es un pontífice y su palabra resulta divina e inapelable. Me imagino que debe sentir una íntima y sádica satisfacción cada vez que jode a alguien de ese modo. Allá él y su abyecta conciencia.

lunes, 4 de julio de 2011

Beto Braga


Entre Beto y Enrique siempre me cayó mejor el segundo. Aunque en esta foto, ciertamente Betito me simpatiza.

domingo, 3 de julio de 2011

Una cita de Céline


Con la marca de ser un escritor maldito (hoy lo llamaríamos políticamente incorrectísimo), con su fama de antisemita y nihilista a ultranza, Louis-Ferdinand Céline cumple este año cincuenta años de saber si después de la muerte nos espera otra vida o, como él pensaba, una nada horripilante y vacía. Despreciado por su propio país que se negó a conmemorar este aniversario, Céline fue sin embargo un enorme escritor y su novela Viaje al fin de la noche es uno de los hitos de la literatura francesa del siglo pasado. De ese libro es la siguiente cita que reproduzco, luego de leer un interesantísimo artículo de Miguel Ángel Flores en el suplemento "Laberinto" de Milenio Diario: "Aquellos que hablan de futuro son unos canallas. Es el presente lo que cuenta. Evocar la posteridad de uno es pronunciar un discurso dirigido a los gusanos".
Para reflexionar.

sábado, 2 de julio de 2011

Hugo Chávez y la sub 22*


Vaya semanita la que acabamos de pasar. Entre el escándalo a todas luces exagerado de la selección mexicana Sub 22 que se dispone a competir en la Copa América y las aclaraciones del presidente Calderón acerca de que para él Enrique Peña Nieto no es un peligro para México y entre la recta final de las aburridísimas elecciones en el Edomex y la estupidez convertida en onomatopeya repetida ad nauseam por diversos medios (me refiero al famoso “¡fua!”), los más recientes siete días han sido intensos en información, pero sobre todo en tonterías.
Ahí está la mojigatería de diversos medios que han presentado el asunto de la noche loca de los ocho seleccionados juveniles como si los chavos, más que infringir un reglamento, hubiesen cometido el peor de los crímenes. Claro, el mal manejo público que le dio la Femexfut al caso hizo que sus críticos más acérrimos no desaprovecharan la oportunidad y se le lanzaran a la yugular, en una nueva demostración de doble moral y puritanismo que de pronto asusta por sus vertientes inquisitoriales (ahora resulta que todos son puros, castos y persignados).
Dentro de todo, quizás el hecho que más me llamó la atención fue el de ver ayer la primera plana de La Jornada, con una fotografía de Hugo Chávez y la leyenda semi cheguevaresca “Hasta el regreso” (sólo les faltó añadirle un “querido comandante”). Cierto que la frase está entrecomillada y que la pronunció el propio Chávez, cierto que todo se da en el contexto del retiro obligado porque el hombre padece de cáncer, pero no deja de causar escozor que un diario de circulación nacional y de fuerte influencia entre ciertos sectores le rinda tal homenaje a un gorilita tiranuelo con ínfulas de héroe bolivariano. Es como si aquel periódico de derecha protofascista que era El Heraldo de México hubiese sacado en los años setenta, a toda plana, una foto glorificadora de Augusto Pinochet.
Porque como decía en su publicidad el propio Heraldo: “una foto dice más que mil palabras”.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

viernes, 1 de julio de 2011

Junta en Marvin


La gente de la revista Marvin me invitó a una junta, a fin de conocernos, y resultó no sólo agradable y fructífera sino también muy divertida. Ahí, en su sede de la colonia Condesa, estuvieron Cecilia Velasco, Vicente Jáuregui, Jimena Alarcón, Juan Carlos Hidalgo (a quien hacía mucho tiempo no veía), la gente de diseño, la gente de internet y dos o tres personas más cuyos nombres no retuve. Fui muy bien recibido y me dijeron que están más que contentos con mi columna "Bajo presupuesto" (hubo muchas risas por la reacción furibunda de los miembros de Zoé ante mi colaboración de junio). Me gustó el ambiente de camaradería que existe en el equipo editorial. Espero que sea una larga relación de amistad y trabajo.