viernes, 8 de agosto de 2014

La voz que madura

Leía en la autobiografía de Pete Townshend (Who I Am) la manera como la voz de Roger Daltrey ya no le alcanza para cantar las viejas canciones de The Who, puesto que fueron escritas originalmente para alguien mucho más joven (el propio Daltrey, cuarenta y tantos años atrás). Eso me puso a pensar en mi propia voz y cómo, es verdad, ya no alcanzo las notas de mis propias viejas canciones, si las toco en el tono en que las compuse en su momento. Piezas escritas en Mi, ahora las tengo que tocar, digamos, en Do; otras en Sol hoy debo tocarlas en Re y así, todo para poder cantarlas sin esfuerzo. Con el tiempo, la voz se hace más grave y es necesario bajarse casi una octava para alcanzar lo que antes era más agudo. Es el paso del tiempo, no hay remedio. Pero me consuela que eso que ya llevo tiempo observando en mí, sea algo que le sucede también a gente como el buen Roger. Algo normal, pues.

2 comentarios:

NORMA LETICIA FIGUEROA MARTINEZ dijo...

COMO TODO MI QUERIDO HUGO , NO SE ACABA , SIN EMBARGO SE MODIFICA

Beto Arturo dijo...

Aunque hay casos también donde se mejora con el paso de los años: Leonard Cohen y la misma Marianne Faithfull. Incluso el mismo Plácido Domingo cuyo registro está coqueteando actualmente con lo barítono!