sábado, 2 de junio de 2012

#YoSoy132: los nuevos intocables*

En los viejos tiempos del absolutismo priista, solía decirse que había tres temas que los medios no podían tocar: la Virgen de Guadalupe, el ejército mexicano y el presidente de la república. Hoy día, se puede criticar al ejército y no se diga al primer mandatario; sólo la guadalupana mantiene ese halo de cierta intocabilidad. Sin embargo, ha surgido un nuevo elemento al que casi nadie se atreve a cuestionar públicamente, a riesgo de ser tachado de enemigo de la juventud y de lo más granado de la corrección política.
  ¡Guay de aquél que ose poner en duda la pureza del movimiento estudiantil conocido como #YoSoy132! No hay quien al referirse al mismo no lo haga con pincitas, a fin de no molestar a estos muchachos, en quienes empiezo a detectar cierto grado de altivez y de esa soberbia que tienen quienes se ostentan como dueños de la verdad absoluta.
  Está, por ejemplo, eso de enarbolarse como los jóvenes, cosa que  resulta por demás pretenciosa. Son un grupo muy grande y muy respetable de integrantes de la juventud mexicana, pero constituyen sólo una parte del amplio espectro de la misma. Hacen mal en creerse representantes de todos los chavos del país. La Ibero, el ITAM o incluso la UNAM no son la totalidad: hay 14 millones de menores de 24 años en edad de votar.
  Las exigencias de este conglomerado son tan difusas como su propia conformación, pero entre ellas hay una que me llama mucho la atención y es la que se refiere a “la democratización” de los medios.
  No entiendo exactamente qué quieren decir con eso. Hay en México medios y periodistas pejistas (me niego a llamarlos de izquierda), los hay de centro y los hay de tinte más conservador (tampoco me atrevería a llamar de derecha a alguno en particular; no veo, por ejemplo, a un diario tan abiertamente reaccionario como llegó a ser en su momento El Heraldo de México). Todos publican con entera libertad y sin que se les censure por parte del gobierno. ¿A qué democratización se refieren entonces? ¿Una en la que haya una sola línea de pensamiento y en la que sólo tengan derecho a publicar quienes coincidan ideológicamente con ellos? Stalin, Franco y el viejo PRI estarían de plácemes.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

1 comentario:

Sucio Vagabundo dijo...

He de decir que apoyo y en cierta manera pertenezco al movimiento 132 pero creo que tiene mucha razón, lo que le falta quizás al movimiento, al interior de quienes participamos es que sea un movimiento más culto y argumentativo que solo quedar en el fanatismo como se ve al exterior de dicho movimiento, y si, en efecto y como en muchos casos, de que hay nomas fanaticos y arreboleros si, pero deberian de instruirse un poco mas a estos que no solo se trata de algo que sucede y que tiene que estar sustentado en algo más que el animo juvenil.