sábado, 14 de enero de 2012

Kate y la estela de lux*

En el aspecto noticioso, los primeros días del año suelen ser flojos, aburridos, y uno como columnista no encuentra mucha tela de dónde cortar para hacer sus afortunados o desafortunados comentarios. Pero he aquí que 2012 comenzó con una fuerza inaudita y los temas abundan y abruman de tal manera que resulta difícil digerirlos y peor aún contextualizarlos.
  Desde la barahúnda que se ha armado por ese monumento a la nada que es la dichosa Estela de luz –que, como se dice por ahí, es como la Hora Nacional porque ha servido para unificar a todos los mexicanos…, pero en su contra–, hasta la jocosa carta de Kate del Castillo en Twitter –todo mundo se ha ido con lo de su preferencia por el Chapo Guzmán y nadie ha reparado en sus apreciables ideas sobre la libertad en el amor (mucho más revolucionarias que las del propio AMLOve–), estas dos semanas nos han regalado también escándalos tan bonitos como el affaire Moisés Sacal (¡que alguien le dé su té de pasiflora a ese energúmeno, por favor!), el arresto del Gato Ortiz (de medianón arquero del pambol nacional a presunto ayudante de secuestradores) o el hecho de que el supuesto poderío movilizador de las redes sociales no se reflejó en las encuestas más recientes y Enrique Peña Nieto mantuvo su notable ventaja sobre Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador (quien ya hasta dice amar al Jefe Diego –que recién lo llamó “víbora que tiene el mismo veneno”–, a Carlos Salinas –¡el mismísimo Innombrable!– y a Felipe Calderón, hasta un día antes “el espurio”). Eso para no hablar del anticlimático debate de precandidatos perredistas al gobierno del DF que no perdió lo aburrido ni con la inesperada renuncia de Carlos Navarrete.
  Por último, para regresar al tema de la Estela de luz (que debería ser de lux, por la lux que se chupó), se comenta que en realidad se trata de un monumento a las Suavicremas. De ser así, yo hubiera preferido que homenajearan a los Gansitos, tan importantes en la educación sentimental y sobre todo nutricional de tantas generaciones de mexicanos.
  De ese modo, el actual gobierno podría decir: “¡recuéeeeerdame…!”.

*Publicado hoy en mi columna "Cámara húngara" de Milenio Diario.

1 comentario:

Rodrigo Diaz dijo...

Muy buen artículo, muy buena síntesis de dos semanas de Enero 2012. Creo que lo importante es que exista gente comprometida y que tenga claro cuáles son sus compromisos y qué tiene que hacer para cumplir con ellos. Acabo de estar en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y es considerada como la primera Ciudad Segura certificada en México y América Latina por el Instituto Karolinska de Estocolmo. Saludos!