viernes, 24 de diciembre de 2010

Jan


Esta semana, Jan se quedó dos o tres noches a dormir aquí. Como se venció el contrato del depto que estaba rentando con dos roomies en la Del Valle y aún no encuentra nuevo lugar, anduvo quedándose en distintos lugares y uno de ellos fue mi hogar. Me dio gusto convivir con él, ya que poco lo hacemos desde hace mucho. Cuando recién me cambié aquí, él venía cada fin de semana a quedarse conmigo; pero creció y los amigos y las chavas lo jalaron lógicamente. Hoy lo encuentro muy maduro, aunque un poco regañón conmigo, ja ja, sobre todo por mis amigas. Dice que mi vida gira demasiado en torno a las mujeres y que no debería ser así, al menos no tanto. Pero como ve que no le hago mucho caso, creo que empieza a desistir. Un amor, mi amado hijo; dos amores, mis dos adorados hijos.

1 comentario:

Jan dijo...

No desisitiré, eso creelo padre:). Te amo!