martes, 5 de julio de 2016

Rockcito populista (y transgénico)

“La palabra ‘fusión’ se ha empleado con tanto desparpajo que prácticamente ha perdido todo sentido”.

Sergio Monsalvo C.

La vena populista no es exclusiva de los políticos. Ahora que se puso en boga el concepto de populismo, a raíz de la reunión entre los presidentes de México, Canadá y los Estados Unidos, me puse a pensar en qué tanto ha permeado esa idea, ese término, en las filas del rock que se hace en México.
  No me refiero tanto al contenido de crítica social que puede haber en las letras de algunas canciones, desde los tiempos de los Teen Tops y los Sinners, sino al hecho de que algunos músicos han adoptado actitudes mesiánicas y sienten que cada concierto es un buen pretexto para aleccionar a las masas con mensajes que van desde lo político hasta lo ecológico.
  Quizás el iniciador en nuestro país de la tendencia populista haya sido Alex Lora, desde los pasados años setenta, con sus arengas más bien pintorescas en favor del rock o en contra de la policía o la moral imperante. Sin embargo, el auge del roquerito demagogo, con ansias de líder de opinión, llegó a finales de los ochenta, con grupos como Maná, Caifanes y Maldita Vecindad, lo que se vio recrudecido a partir de 1994, con el surgimiento del EZLN y el apoyo de diversas agrupaciones roqueras al Sup Marcos y sus huestes de la guerrilla light.
  Hoy día, Café Tacuba, Zoé, Panteón Rococó y otros  aprovechan para lanzar consignas políticamente correctas, con las que –lo saben bien– se ganan el aplauso fácil de un público borreguil y poco informado, acostumbrado a la cortedad de los eslogans.
  Ya que menciono a Café Tacuba, veía hace poco un video en YouTube, en el cual su cantante (desconozco el hombre que use ahora) habla con vehemencia en contra de los productos transgénicos y pensé que, paradójicamente, su grupo y muchos otros de los actuales representantes del rockcito nacional han convertido al rock en una música transgénica, al arrebatarle su esencia original y transformarlo en un híbrido informe e indescriptible, sin identidad o sustancia.
  Rockcito populista y, por si fuera poco, transgénico.

(Publicado hoy en mi columna "Gajes del orificio" de la sección ¡hey! de Milenio Diario)

8 comentarios:

Horacio dijo...

No entiendo la finalidad de la nota. ¿Qué denuncia?... Esencia original de la música, ¿cuál es esa? La nota termina con afirmaciones como: sin "identidad" e "indescriptible" cuando de lo único que habla es de lo que para ti es su identidad y su descripción... Ya desde ahí duda uno...

Los músicos y artistas siempre han sido lideres de opinión -quieran o no-, no es caso especifico del rock o de México. Cada cuál elige que producto o ideología vender. A excepción de cuando surge un genero y aún no se configura como tal; podemos hablar de blues, jazz, etcétera. Y éstas etapas son muy cortas, la gente digerimos, recreamos y reconfiguramos la música cada vez más rápido, hablar de esencias en la música me parece una hipocresía por demás purista.

Esperemos que la música siga transformándose, adaptándose, copiando, recreando y creando cosas nuevas, sino que aburrido... Y por mí que Rubén Albarrán (así se llama el de Café Tacvba) dicte misa en sus conciertos o haga lo que quiera si al final es más música que speech.

huaxolotl dijo...

Infumable el rock transgénico....

Francisco Ramírez dijo...

Habría que desglosar esta nota en partes, para empezar los grupos de rock siempre se han caracterizado por dar a conocer sus opiniones o posturas políticas sin importar su nacionalidad.

En cuanto al público "borreguil" le daria un punto a su favor aunque no se podria generalizar, ya que hay gente que esta informada, ya sea poco o mucho, por lo que ocurre en su país. Respecto al rock nacional no lo definiría ni podría caracterizarse a ningun grupo por seguir los origenes del rock americano o ingles, ya que además absorbe las costumbres y otras cuestiones culturales de sus respectivas regiones.

Y por último no creo que sea necesario recalcar lo absurdo de la comparación en cuanto lo supuestamente transgénico de las bandas de rock nacional con los alimentos que podría suponer dañan la salud y todos esos químicos de lo cuál no podría opinar por carecer de información, pero bueno ya sería entrar a otro tema.

En fin, ojalá los escritores o redactores informativos dieran una opinión más objetiva sin tratar de despotricar, en este caso el rock nacional, y dieran una opinión mas constructiva en lo que respecta a lo que dieran a hablar en su trabajo!

¿Me molesto la nota? Un poco, ¿perdi mi tiempo en escribir todo esto? Definitivamente, ¿comentarios para el que redacto la nota? Puto, maldito purista mediocre

Horacio dijo...

¡Peor que lo "transgénico" es la censura! Que barbaridad que no saliera mi comentario, Hugo. Y que vergüenza para el periodismo musical eres. Pero bueno... eso se queda entre tú y yo, ¿verdad? Por aquello de que censuras digo...

Anónimo dijo...

Es tan triste y real, yo soy super fan de Cafe Tacuba, pero el ultimo consierto al que asisti me dejo un mal sabor de boca :( porque no estoy de acuerdo con lo que dice y no me prece correcto que intente encausar a la juventud a un "lider" Político como Andres Manuel, para mi seria la peor opción para México.

Anónimo dijo...

Es real su argumento, pero que otras bandas serian congruentes, segun usted?

Rene Rosas dijo...

Coincido en tu punto y aunque no defiendo a CT, entiendo que ellos nunca se han considerado una banda de rock y desde el primer disco han mezclado varios géneros y ya ni hablemos del RE. Lamentables esas mezclas sí, entre rock y cumbia que desde hace unos años nos han estado vendiendo, saludos mi buen Hugo!

Alfredo Pontones Baute dijo...

Certero comentario, en la foto Albarrán en una ceremonia pseudo-prehispánica en favor del maíz nativo... Pa' payasos al circo...