martes, 9 de abril de 2013

Del arte de andar en triciclo

Su sonido podría definirse como el que produciría el encuentro entre Paté de Fua y Qué Payasos. Tienen influencias del grupo Beirut (en especial de su disco March of the Zapotec/Realpeople Holland de 2009) y en general de las agrupaciones que tocan música de los Balcanes (como el cineasta serbio Emir Kusturika y su No Smoking Orchestra). También poseen algo de chanson française, de música de vaudeville y hasta de ska mexicano (dato este no precisamente elogioso).
  Esta ensalada de influencias podría producir un resultado indigesto. Sin embargo, los integrantes de Triciclo Circus Band cuentan con una ventaja: son excelentes músicos y al escucharlos uno intuye que la mayoría, si no es que todos, tienen conocimientos académicos filarmónicos.
  En su reciente y festivo disco No corro, no grito, no empujo, esta banda (lo es en el sentido estricto del término, ya que su dotación instrumental incluye metales) ofrece trece temas llenos de frescura y buen humor. El octeto suena muy bien y sus cantantes solistas son bastante buenos (algo insólito en un medio, el del rock nacional, en el que las voces masculinas afinadas y con calidad interpretativa brillan por su ausencia).
  La mayoría de las canciones son en español, pero hay algunas con letras en francés (bien pronunciado) y en italiano. Otro mérito: la música es variada y en ningún momento parece que estemos oyendo la misma canción todo el tiempo, como suele suceder, ya que lo mencionamos atrás, con el monótono y repetitivo (además de estridente) ska que se produce en México.
  En sus conciertos, Triciclo Circus Band emplea recursos teatrales y circenses para divertir a su público, pero ello no va en detrimento de su música ni lo hace para disimular deficiencias.
  Con canciones tan buenas como “Excusez moi”, “El amor”, “Amanece” o “Oaxaca”, el álbum resulta en verdad recomendable, un garbanzo de a libra dentro de una escena deprimida y deprimente. No desaproveche usted la oportunidad de oírlo y disfrutarlo. No se arrepentirá.

(Publicado hoy en mi columna "Gajes del orificio" de la sección ¡hey! de Milenio Diario).

2 comentarios:

Karla Ingrosso dijo...

Triciclo Circus Band no surge de la fusión entre Pate de Fuá y Que Payasos; la comparación que se les hace es por la caracterización no por la composición. Beirut es una gran banda y es claro que hay matices en las canciones de Triciclo, pero una cosa es caracterización y otra composición.

Hugo García Michel dijo...

Nunca dije que hayan surgido como una fusión entre Paté y Qué Payasos, sólo que A MÍ me sonó como si el primero se encontrara con e segundo.