lunes, 30 de septiembre de 2013

Entrevistas estudiantiles (II)

¿Cómo empezaste a "columnear"? ¿Fue iniciativa propia, alguien te lo pidió?
Empecé a principios de los años ochenta del siglo pasado, en la revista Natura de Editorial Posada. Yo era jefe de redacción y había una columna llamada “La nota verde” que escribía Carlos Baca (jipiteca y antiguo director de la revista de rock México Canta). Por alguna circunstancia que no recuerdo, él dejó de colaborar en Natura y el editor me pidió que yo escribiera la columna. Era sobre temas naturistas y ecologistas, pero había que darle un toque de opinión personal. En los periódicos, mi primera columna fue “Bajo presupuesto”, en 1991, en El Financiero. En este caso, busqué a Víctor Roura, director de la sección cultural de dicho diario, a quien no conocía. Le propuse la idea de una columna sobre temas varios, en la que pudiera hablar de todo y de nada. Aceptó y estuve haciéndola semanalmente durante siete años.

¿Qué tanto compartes la ideología de los medios en los que trabajas?
Trabajo para Milenio, Nexos, Este país y Marvin (aparte de la Mosca) y aunque a los dos primeros se les tilda prejuiciosa y tontamente como “de derecha”, no encuentro tal cosa en ellos. En todo caso, se trata de medios liberales (en el estricto significado de la palabra) y en ese sentido comparto lo que en la pregunta denominas como ideología: la libertad para escribir y expresarme sin cortapisas.

¿Alguna vez te han censurado? ¿Cómo fue?
Sólo una vez en mi vida he sufrido censura. Fue en los años ochenta, cuando colaboraba en el diario unomásuno que dirigía Manuel Becerra Acosta. Yo empezaba a escribir una columna sobre temas ecologistas en la sección de cultura que coordinaba Roberto Vallarino. Un vez escribí una crítica contra Pemex, por la manera como contaminaba mares y ríos, y a los pocos días Vallarino me comunicó que por órdenes directas de la dirección del periódico dejaba yo de colaborar para unomásuno. Resulta que el director de Pemex, Jorge Días Serrano, había leído mi texto, se había molestado y le reclamó a Becerra Acosta. El resultado: quedé fuera del diario. Era el sexenio de José López Portillo.

¿Qué tanto dista lo que dicen los libros sobre las columnas a la realidad de lo que ustedes hacen?
No tengo idea de lo que dicen los libros. Yo no estudié periodismo, lo aprendí en la práctica.

Sobre este mismo tema, ¿qué podrían aconsejar a la horda de estudiantes que quiere escribir columnas para que se desilusionen o como un ligero golpe de realidad?
Que sean fieles a sí mismos y escriban lo que les dicte su conciencia y que si les toca enfrentarse con editores intolerantes, aguanten lo que se venga.

Hugo, ¿qué tienen en común la ideología de la Mosca y los temas a los que recurres en Milenio?
La Mosca no tiene ideología, hace mucho que dejé de creer en las ideologías. En todo caso hay una idea: la de la libertad de expresión de los colaboradores. En ese sentido, esto empata por completo con lo que escribo en Milenio, donde jamás se me ha censurado o dictado línea. Son dos medios totalmente libérrimos y sin censura.

(Entrevista que me hizo Lezthatica J. Devyni, estudiante de periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM).

1 comentario:

L.J. Devyni dijo...

Estudio en la FES Aragón, Huguito... jaja. Pero gracias por vuestra colaboración :) aprendí y aprendieron mucho.