miércoles, 19 de junio de 2013

Primeras revelaciones personales sobre la nueva Mosca

Mucha gente cercana me pregunta si estoy emocionado con la ya muy próxima salida de la Mosca, la revista a la cual he consagrado mis esfuerzos durante los más recientes veinte años. Por supuesto que estoy emocionado, aunque esa emoción aún se encuentre guardada y no haya eclosionado todavía.
  Aun cuando legalmente el nombre de la Mosca nunca ha sido mío (siempre ha pertenecido a los editores, como en este caso), creo que moralmente sí me pertenece. La idea original salió de mi cabeza y si bien mucha gente colaboró a lo largo de esas dos décadas para hacer de la revista lo que fue y lo que espero siga siendo en esta segunda época (y tercer despertar), la siento como mi hija.
  Cinco años y cuatro meses después de su desaparición en 2008, la publicación regresa en su forma impresa, como la enorme mayoría de sus lectores y de quienes la hacíamos deseábamos. En este largo lapso hubo algunos intentos míos por sacarla en la red, pero ninguno fructificó realmente. Sin embargo, creo que dichos intentos fallidos contribuyeron a mantener vivo el recuerdo y el nombre de la Mosca y eso cuenta.
  ¿Qué puedo decir de este nuevo intento que todos esperamos sea fructífero y duradero? Primero que llevamos seis meses en su preparación y que una de las exigencias que quienes la estamos haciendo nos pusimos fue la de guardar la mayor discreción posible. Por eso hasta hace poco empezamos a revelar que le revista volvería.
  Volverá a partir de julio, con algunos cambios. El más importante es que será producida por una nueva editorial, la cual logró el registro legal del nombre y luego se me acercó para ofrecerme trabajar para ella. No soy yo quien la está sacando a la venta de nuevo, no desde un punto de vista legal y económico. El formato será el mismo, pero el nombre, por lógicas razones de cambio de editor, no será más el de La Mosca en la Pared, sino sencillamente se llamará Mosca (así, sin el artículo determinado que la precedía). El logo, por ende, será otro y (me incluyo) habrá que acostumbrarse a él.
  Habrá cambios en los nombres de algunas viejas secciones (la única que conserva el suyo es "La nueva música clásica", ya que es el título de un libro de José Agustín y éste me permitió utilizarlo). El equipo de colaboradores se mantiene en un ochenta por ciento y ciertamente habrá tres o cuatro nombres que ya no aparecerán, por razones personales que incluyen el distanciamiento con algunos de ellos. Otros que no están en el No. 1, sin embargo, irán incorporándose poco a poco.
  Lo que sí no cambia es la personalidad moscosa. La revista seguirá empeñada en ser un medio crítico, periodístico, irreverente, irónico, cuestionador, osado, absurdo, innovador, heterodoxo y hasta, como alguien dijo por ahí, decadente. El mayor reto es llegar a un público joven que no nos conoció en su momento, pero trataremos de hacerlo sin perder la esencia que nos dio identidad y, sobre todo, credibilidad.
  Son algunas de las cosas que por ahora se me ocurre decir. Ya usted que me lee aquí y que leerá la Mosca tendrá la mejor opinión.

8 comentarios:

Dyno Sheep dijo...

Maravilloso!! revistas así ya no había!

Lázaro Alumbraña dijo...

¿Por qué intentar retomar un proyecto al cual le cambian el nombre y el logo... y el tamaño y el papel, el diseño y la identidad? ¿Por qué no surgir como un proyecto extesión del anterior pero totalmente independiente?
¿Por qué querer vivir de la fama (y el nombre y el renombre) antes lograda?

Carlos Reyes López dijo...

hijo de su mal dormir, el logo anterior aparte de hermoso ya era mítico, el tamaño tambien importa, ojala sea el mismo que el anterior, si no va a parecer que estoy comprando la antigua switch o esa mamarrachada con buenas fotos que es la rolling stone mexico, ¿todavìa existe?, (exigencias de coleccionista), y luego algo importante, sera el número 126 o número uno? si no tendremos la sensacion de que sera otra revista, pinches de toukan se ira n al infierno por matar un arte-objeto tan chingòn!!!! saludos.

Jeremiah Springfield dijo...

Wow!! De verdad que padre que regresará La Mosca. Estamos invadidos de revistas basura, las nuevas generaciones no han tenido acceso a lo que teniamos con la antigua Mosca, y se nota en sus cuestionables gustos musicales....

Enhorabuena!! crei que jamas sucederia...

Jeremiah Springfield dijo...

Wow! Crei que esto jamas sucedería y ya vivía resignado. Vivimos invadidos de revistas basura... creo que desde que salio aquel ultimo numero de Mars Volta nunca pude llenar ese vacio, lo intente con revistuchas como la Rolling, indierocks y hasta la marvin, en vano...hasta que me di por vencido y no compre nunca mas revista alguna.
Se nota que las nuevas generaciones no tuvieron acceso a este pasquin por sus tan cuestionables gustos musicales...

Enhorabuena!!!

Antonio Martínez dijo...

Estoy como el título de una película: "Apenas puedo esperar".

Cicom Davinci dijo...

Así se llamara "el mojon", si mantiene la frescura que tuvo en sus primeros años, sera sensacional... por favor, evita a esos fans que escribieron artículos en los últimos números... eran nefastos.

thx0125 dijo...

Una felicitación por el resurgimiento de la revista. Ya quiero que sea viernes; espero no tener problemas para encontrarla en mi ciudad (Xalapa, Veracruz, por cierto). Hasta septiembre me podré dar el lujo de pagar una suscripción, mientras a buscarla en el puesto de revistas.