domingo, 2 de junio de 2013

Noche en el Pasagüero

Belafonte en plena acción.
Anoche acudí al Pasagüero, en la calle de Motolinía, a invitación de mi querida amiga Pamela. La pasé bien, a pesar de que de los tres grupos que tocaron, el único que valió la pena fue Belafonte Sensacional. Los otros dos (uno se llamaba creo que Landon y del otro ni siquiera guardé su nombre, aunque supe que el cantante es de Baja California y que es novio de Carla Morrison), sencillamente aburridísimos. A eso hay que añadir que el sonido del lugar, para las tres agrupaciones, estuvo pésimo.
  Belafonte estuvo tan bien y tan divertido que decidí hacerle una invitación a algo que ya contaré otro día por aquí. Entre lo bueno de la noche fue que me encontré a Arturo, uno de mis alumnos del curso sobre rockcito que di el año pasado en el Centro Cultural Woody Allen, y que conocí a gente muy agradable, como Ana Fran Urruti, Israel Miroux, la hija de Maru Enríquez y dos fotógrafos, hombre y mujer, cuyos sombres nunca supe, pero con quienes pasé un muy buen rato después de la tocada. En cuanto a lo extraño y curioso, está el que ahí haya andado Patricia Peñaloza (hasta se subió a cantar -horrible- con Belafonte) y me haya ignorado cada vez que nos topamos. Muy gracioso.
  Al final iba a haber una reunión en casa de Belafonte y de hecho la hubo, pero con tanta gente que preferí retirarme y tomar un taxi rumbo a mi casa.
  Pero me divertí a final de cuentas.

1 comentario:

Luis Alberto Gonzalez dijo...

cuente por que el distanciamiento con Pati Peñaloza, me gusta el chiste de tv notas pues...
saludos Hugo!