domingo, 10 de noviembre de 2013

El tranvía

Mis primeros cuatro años de vida (es decir, de 1955 a 1958) viví en lo que en mi familia siempre llamamos "la casita de la vía", porque estaba justo a un lado de la vía del tren (en realidad tranvía) que iba de Tlalpan a La Villa de Guadalupe. La casa se encontraba en la calle de Coapa, casi esquina con Ferrocarril, en la colonia Toriello Guerra de Tlalpan, justo en el predio donde hoy está la escuela activa Bartolomé Cossío.
  Durante 1959, vivimos en calidad de refugiados en la casa de mi abuela materna, en la colonia Del Valle (calle de Roberto Gayol), para regresar a Tlalpan en 1960, a una casa en la calle de Magisterio Nacional, donde viví el resto de mi infancia y prácticamente toda mi adolescencia. En esos años, el tranvía fue muy importante para mí, sobre todo en 1965 y 1966, ya que era el medio por el cual me trasladaba diariamente a mi escuela, el colegio Espíritu de México (de sacerdotes salesianos, conocida también como La Ciudad de los Niños), situada en la confluencia de las calles Ferrocarril (hoy Renato Leduc) y Puente de Piedra.
  Para abordar el tranvía (cuyo boleto salía en treinta y cinco centavos, aunque se podía comprar el abono semanal que costaba un peso veinte), caminaba cuatro cuadras desde mi casa hasta la estación, que estaba en Madero y San Fernando. De ahí a mi escuela se hacían escasos diez o quince minutos (de hecho, muchas veces me gustaba ir a pie y seguir la vía del tren, caminando sobre los durmientes de madera que unían a los rieles). En ocasiones, llegaba a utilizar el tranvía hasta cuatro veces al día, ya que los horarios del colegio eran matutinos y vespertinos (iba de ocho y media a doce y media, salía a comer y regresaba de dos y media a cuatro y media; a veces, llevaba almuerzo y me quedaba en el comedor de la escuela).
  El tranvía estuvo ahí hasta mediados de los años setenta, cuando hicieron el tren ligero que va de Taxqueña a Xochimilco. Todavía por un tiempo hubo servicio de Tlalpan a Huipulco, pero al final nos quitaron aquellos hermosos trenecitos (ver foto) que tan buenos recuerdos me traen.

3 comentarios:

CYDT MUSEUM Bo Art dijo...

Que tiempos aquello fue un error quitar los tranvías

CYDT MUSEUM Bo Art dijo...

Que tiempos aquello fue un error quitar los tranvías

NORMA LETICIA FIGUEROA MARTINEZ dijo...

ME REMONTAS A MI ETAPA MARAVILLOSA DE ADOLECENTE Y LLEGO A SABOREAR LOS AROMAS DE ESOS TIEMPOS , GRACIAS HUGO